CRUCERO

MENSAJES EN BOTELLAS

La Copa América debió ser inglesa

Es el evento deportivo activo más antiguo que se conoce. La primera regata se corrió en 1851 y también es el desafío que se ha mantenido ininterrumpidamente durante más tiempo en manos de un ganador (132 años). Hoy les contaré la historia de la regata que dio origen a la Copa América.
OSCAR SICHES

El Royal Yacht Squadron (RYS), prestigioso club de vela inglés, fue fundado en 1815 y tiene su sede en el castillo de Cowes en la isla de Wight. Siempre fue un club muy activo, sede de regatas locales e internacionales y de una tradición muy arraigada y celosamente preservada. Sólo en 2013 se admitieron socias mujeres y, una vez, el club negó acceso a la Reina de Inglaterra por serlo.

El club organizaba regatas con un recorrido de unas 53 millas náuticas alrededor de la isla (Wight), donde sólo podían participar yates británicos. En 1851 se organizaba en Londres una exhibición internacional de productos industriales y el comodoro del Royal Yacht Squadron invitó al comodoro del New York Yacht Club a hospedarse en el RYS. John Cox Stevens aceptó la invitación y formó un sindicato de seis inversores para construir el America, una goleta de 30 metros, para competir en Inglaterra,  en regatas con premios en dinero. El RYS creó un nuevo desafío abierto a todas las nacionalidades y como trofeo se aceptó la donación de Henry William Paget, marqués de Anglesey, de una copa (la traducción podría también ser «jarra») de plata, fabricada por la firma Garrard & Co de Londres, que desde 1735 y hasta hoy sigue abierta. La copa se llamó originariamente «de las 100 guineas», que fue lo que costó.

Se fijó la fecha del desafío para el 22 de agosto de 1851.  Los yankees, con una independencia algo inestable, no veían el momento de bajarle a sus ex colonizadores los humos de «Britania gobierna las olas», verso de un canto patriótico y frase con la que se proclamaban, soberbiamente, amos del mar.

Las regatas eran todos contra todos, pero en este caso el América desafió a 15 barcos ingleses. En las proximidades de la isla de Wight y el Solent, canal que la separa de Inglaterra, hay bajofondos, bancos de arena cambiantes y fuertes corrientes de marea, por lo que los americanos contrataron a Robert Underwood, un práctico local, para guiarles, y a navegantes y pescadores locales como tripulación. Hubo una diferencia entre el texto del programa de regata publicado (debían dejar a estribor tanto la boya «Nab», al este de los bajos, como el resto de la isla) y lo impreso por el RYS en las instrucciones, cosa que daba lugar a interpretaciones sobre el recorrido.  Zarparon hacia el Este y cuando los cuatro punteros viraron para poder dejar la boya Nab por estribor, Underwood le indicó al patrón del America que siguiera por el área de los bajos y que se olvide de la boya, pues las instrucciones se lo permitían. La distancia ahorrada fue decisiva y América pasó a la primera posición y la mantuvo hasta ganar la regata por poco margen.  La reina Victoria y el príncipe de Gales presenciaron la regata, y cuando la reina preguntó «¿quien es el segundo?», se le contestó «señora, no hay segundo».

Los americanos se llevaron el trofeo y lo retuvieron 132 años. Trofeo ganado en Inglaterra por un barco americano con tripulación y táctico ingleses. En 1857 el trofeo pasó a llamarse Copa América en honor al barco ganador de aquella primera regata. 


Clegss