VELA LIGERA

DONES DEL VENT

«El mar nos hace iguales a todos»

Vivi Mainemare (Prades, 1965) es la coordinadora deportiva plurilingüe del Real Club Náutico de Palma. Participa cada año en la organización de más de 20 regatas
EMPAR ISABEL BOSCH

Vivi Mainemare (Prades, 1965), navegante multilingüe,  es la coordinadora deportiva del Real Club Náutico de Palma (RCNP), considerado uno de los diez mejores del mundo en cuanto a organización de regatas y fomento del deporte, además de miembro  del exclusivo International Council of Yacht Clubs (ICOYC), donde están integradas 39 de las entidades náuticas más prestigiosas del planeta.

Comprometida con el mar y los grandes acontecimientos deportivos, Mainemare participa activamente en la organización de una veintena de regatas anuales de prestigio internacional, como la Copa del Rey MAPFRE, la Sail Racing  Palma Vela, el Trofeo Princesa Sofía Iberostar y el Trofeo Ciutat de Palma Bufete Frau.

Solidaria, empática y sensible, ha organizado todas las ediciones de la Sail Racing Palma Vela, la primera prueba de la temporada de grandes regatas del Mediterráneo, de la que está especialmente orgullosa por las particularidades que hacen del encuentro un ejemplo modélico de deportividad. Mainemare destaca de entre todas sus singularidades, la integración de la vela adaptada, la participación récord de nacionalidades y clases  y la entrega de premios en la que los tradicionales trofeos han sido sustituidos por obras de arte de autor. 

Voluntaria en las Olimpiadas de Barcelona’92, su experiencia personal en los Juegos la ha convertido en la notable valedora de la vela adaptada que es. De hecho, esa fue la condición que impuso para aceptar la responsabilidad de organizar la Sail Racing Palma Vela hace ya quince años: el compromiso social de reunir en la misma competición las distintas pruebas. «El mar nos hace iguales», apunta con convicción. 

Se inició en la vela a los 15 años en clase Europa «porque era tan alta que no cabía en el Optimist» y no le gustaba. Luego ha navegado  en Snipe y en 470, en cruceros y en clásicos, ha circunnavegado España cinco veces con tripulación exclusivamente femenina y ha participado en varias campañas olímpicas; ha ganado varios campeonatos de España y, en su palmarés internacional, destaca la victoria «sin viento» en una de las pruebas del Mundial de 470 de 1996 junto a Laura León, con quien compitió en un barco alquilado. Ríe al recordar la ovación que les brindó ese triunfo obtenido en las condiciones más precarias.

Aventajada estudiante de piano, cambió la música por la vela porque «legaba al Conservatorio con las yemas de los dedos destrozadas por los cabos». Obtener su primera beca deportiva decantó definitivamente la balanza y, desde entonces, su vida es el mar.

Empezó a navegar porque «no había otra cosa que hacer». Radicada en Fuengirola, donde se instaló con la familia después de que un incendio arrasara el molino restaurado en el que habían construido su casa en Marsella, Mainemare se inició en la mar con sus hermanos.  Sus padres, que nunca habían navegado, fundaron el club náutico de la localidad  que «al principio,  no era más que una casita en la playa», explica.  

Invitada por la entonces Escuela Nacional de Vela ubicada en Calanova, Mainemare llegó a Mallorca con el compromiso de enseñar a las jóvenes promesas. Dice que entonces pensó en quedarse tres meses y lleva ya treinta años. 

Habla perfectamente español, inglés y francés y cree que su facilidad para desenvolverse en varios idiomas y haber viajado mucho facilitan las responsabilidades que tiene encomendadas como coordinadora del RCNP.

Dice que no navega ya tanto como quisiera porque, precisamente, es durante los fines de semana cuando el calendario de regatas la retiene, pero valora las ocasiones en que sale a la mar a bordo de embarcaciones clásicas como el Calima, Fátima, Presto y January Sails, joyas, dice, que sus armadores  preservan con esmero.

Cuenta experiencias en el mar que describen en sus ojos tantas sonrisas como asombro: jornadas al timón interminables, temporales y accidentes que pudiendo ser fatales se saldaron con la reputación que la honra.

Considera que es notoria la forma en que las mujeres han incrementado su presencia y dominio en los deportes náuticos en los últimos treinta años y, en su opinión, las navegantes destacan en la mar por su capacidad de abarcar cometidos  con facilidad y equilibrio.

Mainemare afronta con ilusión todos los compromisos y competencias de su trabajo y de todas cuantas regatas ha organizado en los último quince años, dice de la Sail Raicing Palma Vela: «Es mi bebé».

 


FAN MALLORCA 2