COMPETICIÓN

El español Juan Vila agranda su leyenda con el récord de la Sydney-Hobart

El supermaxi Wild Oats XI gana la batalla de gigantes en el mar de Tasmania y anota una histórica novena victoria en tiempo real. El título permaneció en suspenso hasta la jornada del sábado, cuando se desestimó una protesta contra el barco australiano
JAVIER SOBRINO

Los cuatro supermaxis de 100 pies (30,5 metros de eslora) mantuvieron un intenso pulso a lo largo de las 628 millas náuticas que separan Hobart de Sídney, de donde salieron el pasado día 26 para luchar por la gloria de la 74ª Rolex Sydney Hobart. Primero Black Jack, luego Comanche y finalmente Wild Oats XI se alternaron al frente de la carga en unas condiciones que permitieron a los colosos volar por momentos a más de 30 nudos y negociar zonas de brisas ligeras, especialmente en la aproximación final a Hobart. 

El barcelonés Juan Vila, navegante del barco ganador, explicaba al llegar a tierra: “Ha habido momentos mejores y peores en la navegación, pero para nosotros la clave ha estado llegando a Tasman IslandTras varios altibajos, al final nos hemos encontrado con poco viento, unas condiciones que han favorecido las características de nuestro barco”.



Wild Oats XI es todo un veterano de la regata para la que fue concebido en 2005 bajo diseño Reichel Pugh. Desde entonces no ha dejado de evolucionar, y este año no ha sido una excepción, como indica Vila: “Este invierno hemos hecho una buena preparación en mejorar el barco, sobre todo en tema de velas, y se ha notado. Prácticamente todo el guardarropa es nuevo, hemos cambiado diferentes superficies vélicas, y esa ha sido una de las claves”. Wild Oats XI completó el recorrido en 1 día, 19 horas, 7 minutos y 17 segundos.

El triunfo fue confirmado al día siguiente de que Wild Oats XI llegara a Hobart tras desestimarse una protesta del Comité de Regata contra el barco australiano. Se trata de la novena victoria en tiempo real para el barco desde su botadura en 2005 (ya ganó en 2005, 2006, 2007, 2008, 2010, 2012, 2013 y 2014). El potente Reichel Pugh 100 cuenta además con dos victorias absolutas y dos récords (ambos en 2005 y 2012). El pasado año llegó primero a Hobart, pero una penalización por un incidente con Comanche en la salida le hizo ceder el triunfo frente a su archirrival. En esta ocasión, el barco de Jim Cooney (con el español Pablo Arrarte a bordo) tuvo que conformarse con la tercera posición en la línea de llegada, a 29 minutos del ganador y sólo 63 segundos por detrás del Black Jack de Peter Harburg tras un emocionante final.



Juan Vila, navegante del MAPFRE en la pasada Volvo Ocean Race, añade a su impresionante palmarés esta segunda victoria en seis participaciones. El triple ganador de America’s Cup reconoce que le gusta esta regata porque “es difícil, con condiciones muy variables, y supone todo un desafío para la navegación y la táctica. Nunca sabes lo que te vas a encontrar. Puedes llegar a la bahía de Hobart con diez o veinte millas de ventaja y perder la regata en el tramo final. Es muy interesante”.



La tripulación del Wild Oats XI recibió en Hobart la John H. Illingworth Challenge Cup y el Rolex grabado que les acredita como ganadores de la Rolex Sydney Hobart en tiempo real. En el momento de redactar esta información, la clasificación absoluta en IRC está encabezada por el TP52 Ichi Ban de Matt Allen, ganador de 2017. En caso de conseguir mantener esa posición, el barco australiano lograría un hito sin precedentes desde 1965: encadenar dos victorias absolutas consecutivas. 

Cumplidos tres días desde la salida de Sídney, 32 de los 85 barcos participantes han completado el recorrido, seis se han retirado y 47 continúan en regata. El líder de la provisional IRC es el Reichel Pugh 66 Alive de Philip Turner. 



La Rolex Sydney Hobart nació en 1945 de mano del Cruising Yacht Club of Australia (CYCA), que desde 2002 organiza el evento con el patrocinio principal de Rolex. La firma suiza cumple este año seis décadas de compromiso con la vela, una relación que comenzó en 1958 con el patrocinio del New York Yacht Club, convirtiéndose en la primera relojera en apoyar la America’s Cup. Desde entonces, Rolex mantiene una estrecha relación con los clubes náuticos más exclusivos y muchas de las regatas más prestigiosas del mundo. 



RELACIÓN NATURAL



Rolex siempre se ha asociado con actividades que, como ella misma, están motivadas por la pasión, la excelencia, la precisión y el espíritu de equipo. De manera natural, Rolex ha gravitado hacia el mundo de la navegación a vela, formando una alianza que se remonta a la década de 1950. Hoy, Rolex es patrocinador principal de 15 de los más importantes eventos internacionales de vela.

Desde regatas oceánicas como la Rolex Sydney Hobart (Australia), la bienal Rolex Fastnet Race (Reino Unido) y la Giraglia Rolex Cup (Francia e Italia), pasando por competición de monotipos del más alto nivel como el Rolex Farr 40 World Championship, reuniones espectaculares como la Maxi Yacht Rolex Cup (Italia) o la Rolex Swan Cup (Italia y Caribe), así como la estrecha relación con los clubes náuticos más influyentes del mundo como el Yacht Club Italiano, el New York Yacht Club (Estados Unidos) o el Royal Yacht Squadron (Reino Unido), Rolex está guiada por su pasión por la excelencia y un comprometido aprecio por la vela.


Fan noticia modificable