VELA LIGERA

VELA JUVENIL

Carlos Torrado: «El objetivo es que el equipo español juvenil sea una cadena continua»

El presidente del comité de vela juvenil de la RFEV asegura que el saneamiento económico de la federación ha permitido multiplicar por 10 el presupuesto de la vela juvenil en España.
MP

Carlos Torrado, presidente del comité de vela juvenil de la Real Federación Española de Vela y presidente de la Federación de Vela de la Comunitat Valenciana, es uno de los máximos impulsores del programa de vela juvenil nacional. Torrado analiza el Plan Nacional de Tecnificación Deportiva y augura un futuro prometedor para los regatistas juveniles. "Gracias al saneamiento económico, en tres años se ha incrementado por 10 el presupuesto de vela juvenil".

¿Cuál es la situación actual de la vela juvenil en España?

Tenemos por fin presupuesto para trabajar. Esto, que parece baladí, hace tres años era una quimera. Debido a los recortes y el plan de ajuste que se siguió en el pasado quitando presupuesto del deporte para pagar deudas, la vela juvenil era un solar. Hoy por fin tenemos un plan, el Plan Nacional de Tecnificación Deportiva (PNTD), y por tanto una hoja de ruta para construir trabajo día a día. Sabemos dónde queremos llegar. Afortunadamente, gracias al saneamiento de las cuentas en la RFEV, en tres años se ha incrementado en 10 veces el presupuesto que se tenía. Hay un gran técnico contratado a tiempo completo para planificar y dirigir el proyecto de vela juvenil que es Carlos Paz y además hay dos técnicos más dedicados específicamente a estas categorías, Álvaro del Arco (en clases dobles) y Antonio Mínguez (en clases individuales).

¿Y a nivel deportivo?

Tenemos grandes talentos que vienen del Optimist y el Techno 293, clases que sistemáticamente dan triunfos internacionales a la vela española. Estos chicos y chicas han evolucionado hacia clases juveniles y preolímpicas y son buenos navegantes. Pero las federaciones autonómicas se las ven y se las desean para compatibilizar sus necesidades con el apoyo a sus múltiples equipos autonómicos. Y a su vez, los padres y los clubes han de afrontar barcos que son el doble de caros. Y en estas estamos. Ya está funcionando la primera etapa del PNTD que consiste en tener públicamente la temporada entera planificada y con un calendario de concentraciones para cada clase y técnicos asignados. Asimismo se hace un seguimiento de las concentraciones y también de los deportistas a través de las regatas del circuito COEV y de los Campeonatos de España. Alguien con mucha experiencia me dijo que ver a un técnico de la casa presente en las regatas nacionales ojeando a los chicos que luego se iba a llevar a los mundiales, es algo que hoy nos parece imposible pero que en el siglo pasado era lo normal en la RFEV. Sólo hay que trabajar con orden y haciendo lo que hay que hacer. 

Una de las grandes apuestas de la junta directiva de la RFEV fue la creación, de la que usted forma parte activa, del Plan Nacional de Tecnificación Deportiva. ¿Qué es realmente este plan y qué objetivos persigue?

Este plan ha sido creado conjuntamente con el conocimiento y experiencia de los directores técnicos de las federaciones autonómicas así como el de los técnicos de la RFEV. Es un plan consensuado y en el que se trata de poner las bases para rellenar el hueco que existía entre el deportista de club y el equipo olímpico. Era un vacío insalvable ya que conseguir evolucionar sin la ayuda de la RFEV se antoja muy complicado. Hace casi tres años que no teníamos relevo para los olímpicos. Hoy si que hay fundada esperanza.

¿Qué trabajo se está llevando a cabo en el PNTD? 

En estos dos años se ha trabajado en lo que llamamos Nivel 3 y Nivel 4. Esta terminología engloba a este grupo de jóvenes que se lo toman en serio, que navegan 4 ó 5 veces por semana, van al gimnasio, y que trabajan para clasificarse para los campeonatos continentales representando a España. Las clases juveniles son las comúnmente llamadas estratégicas: Techno 293 y RSX juvenil, 420, 29er, Laser 4.7 y Radial y Kitesurf. También están las olímpicas juveniles, como el 49er FX y 49er Sub 23, RSX Sub 19, Radial W Sub 19, Finn Sub 23, 470 Sub 21El método de trabajo que empleamos de momento es sencillo: llevamos un orden, contamos con un calendario anual y organizamos múltiples concentraciones, tratando de que los chicos y chicas puedan aumentar su nivel de tecnificación. En este sistema se incluyen a los entrenadores de todas las comunidades que tras una selección son quienes en su mayoría asisten a estos campeonatos aportando su experiencia y aumentando su nivel profesional. El objetivo es que el equipo español de vela juvenil sea una cadena continua. Ayudaremos a que el deportista que quiera intentar acceder a un equipo olímpico partiendo desde su club no se encuentre con escollos insalvables y sobre todo que tenga el suficiente apoyo de la RFEV para poder asistir a europeos y mundiales.

Los resultados deportivos de 2017 y 2018 en vela juvenil han sido muy buenos. ¿Tenemos una cantera con garantías para trabajar de cara al paso al equipo olímpico? 

Efectivamente hay muy buena base. Este programa ha animado a que los jóvenes den el salto a adquirir material de competición de clases olímpicas y en algunos casos a desarrollar una campaña entera. Son los deportistas actuales del Nivel 3. En este listado se hallan 29 deportistas en N3-A y 51 deportistas en N3-B repartidos en todas las clases olímpicas, incluido el Kitesurf que entra por primera vez en los planes de tecnificación de la RFEV. Solo echamos de menos al Nacra 15 o en su defecto al Nacra 17 sub-23, porque aún no hemos dado con la tecla. Estamos muy ilusionados con las perspectivas de este grupo N3 tan numeroso por vez primera desde hace muchos años. Esperamos muy buenos resultados y llegar a ver a alguno d estos regatistas en el camino hacia París 2024.

Cabe destacar que los deportistas del Nivel 4, las clases juveniles, también tienen un grandísimo nivel. Aunque en esta ocasión, es una corresponsabilidad tanto de la RFEV como de cada FFAA que trabajan conjuntamente para tecnificar y desarrollar a estos deportistas que navegan en 29er, 420, 4.7 y Techno. También esperamos de ellos excelentes resultados esta temporada.

¿Podemos decir que el PNTD ya está funcionando a pleno rendimiento?

Las concentraciones de vela juvenil son una realidad y cada vez vemos más. Sin embargo, para hablar del concepto “equipo español juvenil” aún queda mucho por hacer. La temporada que viene, por ejemplo, ya se empezará a trabajar más en la base de Santander. El centro del desarrollo de la vela juvenil por excelencia en España debe ser éste. Un lugar donde los menos expertos se fijarán en los que llevan más horas de trabajo, donde convivan los deportistas, se compartan sesiones técnicas, breefing, preparación física y psicológica y sobre todo recursos. Una temporada en el CEAR, enseñará a los deportistas a comportarse y a pensar profesionalmente; a entender cómo es este juego realmente. Un método de trabajo ordenado y haciendo las cosas que tocan, trabajando con las ideas claras. Igualmente este proyecto es también para los entrenadores. Las jornadas de concentración de entrenadores nacionales reunidos en grupos de trabajo, favorecen la transferencia de conocimiento y las buenas relaciones de trabajo entre los deportistas y los técnicos. Este año pasado se realizó en el CEAR de Santander una concentración nacional de entrenadores con gran satisfacción de los asistentes. Por ello, pretendemos repetir esta concentración de entrenadores este año, en noviembre. Y en el futuro, por qué no, desarrollar una escuela de entrenadores de alto rendimiento y realizar otras actividades siguiendo esta última senda de trabajo.

Como presidente de una FFAA y por su experiencia como gerente de un club náutico, ¿qué cree que pueden o deben hacer las territoriales para sumar en el desarrollo de la vela juvenil?

Un deportista nunca deja de tener como apoyo su familia y su club náutico. Son el sustento fundamental para llegar a lo más alto y no debieran dejar de contar con ellos nunca mientras esté en activo. Sabemos que la vela no es un deporte televisivo con derechos de imagen y contratos profesionales que permite a un juvenil vivir de su desempeño, como en el tenis u otros. Cuando el deportista pasa a la época juvenil, la FFAA le acompaña cuando su nivel le permite ser de su equipo autonómico. Las territoriales autonómicas son fundamentales para poder asistir en condiciones a regatas de nivel y para poder efectuar los entrenamientos que se necesitan para competir en condiciones. La cultura del entrenamiento sistemático, con orden, y la preparación física es el mensaje que se debe enseñar en las territoriales. Es necesario inculcar lo que significa el compromiso de competir a la altura de los mejores de otras territoriales y del mundo. Es responsabilidad de las federaciones autonómicas ser el vivero de los deportistas que desean dar el primer paso para una carrera olímpica, por supuesto siempre de acuerdo con sus clubes.

La Comunitat Valenciana Olimpic Week, la Christmas Race, la Training Camps, la Andalusian Olimpic Week, el Trofeo Princes Sofía... ¿Tenemos las mejores regatas en casa?

Todas estas regatas forman parte del Circuito Olímpico Español de Vela (COEV). En ellas se trata de celebrar los campeonatos y copas de España de las clases olímpicas. Además de ser el modo más accesible para los juveniles de poder medirse con regatistas extranjeros sin necesidad de gastar recursos en viajar fuera de España. Este circuito se debe potenciar con el fin de tener en casa lo necesario para poder hacer tanto la selección nacional de cada clase como saber el nivel que tiene un deportista comparado con todos los extranjeros que vienen a competir. En invierno, nuestras aguas y el clima, junto con la excelente organización de estos eventos, son un acicate para hacerlos muy importantes y necesarios para el trabajo que se realiza con los juveniles. La concentración que estamos preparando antes del Trofeo Princesa Sofía de este año va a contar con todos los N3, de modo que podremos ver al equipo nacional juvenil al completo. Trabajando al unísono y con todo el plantel de entrenadores dedicados al equipo juvenil compartiendo recursos y estando todos concienciados del mismo fin común como grupo y como equipo.

Recientemente ha sido nombrado presidente de la FVCV y en su programa la vela juvenil tiene mucho peso. ¿Qué cambios veremos en su comunidad en los próximos años?

Primeramente debo agradecer a todas las personas que me han facilitado el alto honor de dirigir el deporte de la vela en mi Comunidad, que es en licencias una de las más numerosas de España. Mantengo el compromiso de aumentar más aún la base y el acceso a nuestro deporte aunque sea sólo como opción de ocio. Quiero apoyar y estar al lado de la labor imprescindible de los clubes náuticos y por supuesto seguir con la intención de obtener del CSD la obtención de un Centro Nacional Reconocido de Tecnificación. Esa es nuestra gran aspiración. Aunque de modo virtual, venimos trabajando desde hace cuatros años en esta línea en nuestra sede propia de la federación. Estamos convencidos que el trabajo técnico dirigido por Lucía Reyes y por Ricky Stadel, como entrenadores autonómicos, colocará a nuestros equipos autonómicos y los quince deportistas que están becados por la Fundación Trinidad Alfonso entre los mejores de España, con las miras puestas en hacer buenos resultados en europeos y mundiales. Creemos en la cultura del esfuerzo, del juego limpio, de la igualdad y del fomento de la superación. También de la inclusión de las minorías y los más desfavorecidos. Las políticas de fomento del acceso de la mujer a nuestro deporte así como el respeto al medio ambiente y la ética en el gobierno de nuestra federación estarán muy presentes en el día a día de la misma. En estos momentos nuestra Asamblea ha aprobado un código ético de Buen Gobierno, por el cual alcanzamos compromisos como las buenas prácticas responsables, la ética y el cumplimiento legal, el buen gobierno y la transparencia, el compromiso con el talento y con el medio ambiente, y el impulso de una acción social que a través del deporte de la vela favorezca la integración en igualdad de la mujer con especial atención al colectivo de personas con discapacidad. Estos códigos de comportamiento son de obligado cumplimiento para directivos y empleados y están en el día a día de nuestra gestión y objetivos estratégicos.