PIRAGÜISMO

COMPETICIÓN

Marcus Cooper agranda su leyenda

Regresa de la Copa del Mundo de Hungría con dos nuevos oros en K2 500 y K4 500
MALLORCA PRESS

El mallorquín Marcus Cooper Walz, campeón olímpico en Río de Janeiro 2016, se colgó hoy su segundo oro en la Copa del Mundo 2018 de Piragüismo en pista, disputada en la ciudad húngara de Szeged, al adjudicarse con autoridad la final de K4 500 junto a sus compañeros Saúl Craviotto, Christian Toro y Rodrigo Germade.



El K4 500 español partía como gran favorito y la regata no hizo sino demostrar que las expectativas estaban más que justificadas. Los palistas nacionales realizaron una gran salida y se mantuvieron como líderes durante todo el recorrido.



Cooper y Germade ya habían exhibido previamente su potencial al ganar el oro en K2 500, al igual que el duplo formado por Craviotto y Toro en K2 200. Estos cuatro piragüistas sumaron tres de los cuatro oros conseguidos por la selección española en la Copa del Mundo de Hungría. El cuarto fue el de Roi Rodríguez en K1 500. Este palista se colgó también el bronce en la prueba individual de 1.000 metros.



Carlos Arévalo, por su parte, se adjudicó la plata en K1 200, mientras que la pareja  formada por Francisco Cubelos e Íñigo Peña fue segunda en K2 1000 y Diego Romero se colgó la medalla de bronce en C1 5000. La expedición española sumó ocho preseas y confirmó el excelente momento que atraviesa el piragüismo nacional.



Marcus Cooper se ha convertido en uno de los indiscutibles referentes del deporte mallorquín de élite, junto a figuras como el tenista Rafa Nadal, los motociclistas Jorge Lorenzo y Joan Mir, los baloncestistas Rudy Fernández y Alba Torrens, y el futbolista Marco Asensio.