PIRAGÜISMO

TRAVESÍA

El sol y el viento de popa propiciaron una rápida Vuelta a Dragonera

Este evento deportivo no competitivo, que ha cumplido ya 25 años, resultó bastante emocionante y trabajado, pero sin peligros o incidentes.
JUAN POYATOS

A las nueve en punto del domingo día 18 de junio, 460 palistas salieron bien equipados y motivados rumbo a Dragonera desde la preciosa playa de San Telmo.



En los últimas tres ediciones se sufrieron diversos aplazamientos, cambios de recorrido y una fuerte tormenta, sin embargo, este año el tiempo, lo único que no puede controlar la organización, se portó bien con los palistas.



En esta XXV edición rodó todo de modo absolutamente perfecto gracias a la muy buena organización y a las más de 20 barcas de apoyo, además de los profesionales de Protección Civil, ambulancias, policía local, técnicos de reanimación avanzada, Salvamento Marítimo y Guardia Civil del Mar.





La previsión de doce nudos de componente norte se cumplió puntualmente por lo que la organización decidió poner rumbo al Cap de Tramontana. De este modo, los participantes tuvieron en la cara oculta de Dragonera el viento de popa, lo que hizo de esta edición una vuelta bastante rápida.



Los primeros palistas dieron la vuelta en menos de dos horas. Aunque cabe recordar que se trata de una actividad no competitiva y no se toman tiempos o se dan trofeos deportivos. Aunque sí se dieron este año trofeos de agradecimiento, destacando los voluntarios de San Telmo y dos patrones que el año del temporal rescataron a unas cuarenta personas.



La mayoría de participantes remaron con calma aunque con fuerza ya que el viento llegó a ser algo intenso, superando en algún punto los 14 nudos. La parte más complicada estuvo al doblar el Cap LLebeig, cuando el viento de proa impidió a algunos participantes llegar por sus propios medios al pequeño puerto de Dragonera.



En Cap Llebeig algunos participantes levantaron la mano y una barca de la organización se acercó para ayudarles. En total hubo que cargar en las barcas de apoyo a unos ocho participantes, todos con pádel surf, muy sensibles a los vientos de proa.



Este clásico del verano está organizado por la Agrupación Deportiva OJE Voltors, una entidad sin ánimo de lucro que ayuda a niños y jóvenes a conocer el deporte al aire libre que ya está preparando la edición 2018. Ahora solo falta esperar que tengamos nuevamente buen tiempo, casi medio millar de participantes y muchos voluntarios.