PUERTOS

 

La APB ha invertido más de 38 millones en atraer los cruceros que el Govern balear ahora no quiere

Las principales inversiones se han llevado a cabo desde 2011 y se han traducido en un progresivo aumento de los turistas de crucero: de 1,24 a 1,65 millones en los últimos tres años.
Julio González / Foto: elcorreomaritimo.com

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha realizado en los últimos años una inversión de más de 38 millones de euros en infraestructuras para favorecer la llegada de cruceros turísticos al puerto de Palma.



Desde 2011, la APB ha licitado una importante cantidad de obras a fin de adaptar las instalaciones portuarias de la capital de Baleares a los nuevos cruceros turísticos, de mayor eslora y que traen un mayor número de pasajeros a bordo.



La apuesta del ente público portuario por este tipo de turismo ha resultado un éxito ya que Palma recibió en 2013 un total de 1,24 millones de pasajeros; en 2014 fueron 1,33 millones y en 2015 se volvió a batir el récord para alcanzar los 1,65 millones de pasajeros.



Esta estrategia, en la que se ha invertido mucho tiempo y dinero puede venirse abajo tras la solicitud del vicepresidente y conseller de Turisme, Biel Barceló (Més), a la APB y a las navieras que operan en Palma, de que hay que evitar la presencia masiva de cruceros en un solo día.



Nuevos bolardos



En 2011, la APB realizó la instalación de 30 bolardos nuevos en la primera y segunda alineación del Dique del Oeste del puerto de Palma para que los buques, que son cada vez más grandes, atracaran con seguridad. El coste fue de 1,5 millones de euros. Ese mismo año se adquirieron e instalaron por 1,8 millones unas nuevas pasarelas móviles para las estaciones marítimas número 1 y 3 de Palma concebidas específicamente para facilitar el embarque de la nueva generación de cruceros que permitían el desembarco salvando los botes salvavidas que están ubicados en el exterior de esas embarcaciones.



Líneas de atraque: 28,5 millones



En 2013 se pusieron en funcionamiento las nuevas líneas de atraque para grandes buques en los Muelles de Poniente. Se alargaron los puestos de amarres existentes para adaptarse a las necesidades de los modernos cruceros, que son de mayor eslora, y se ejecutaron nuevos para que puedan amarrar un mayor número de embarcaciones a la vez.



Tras esta gran obra, que tuvo un presupuesto de 28.518.432 euros, se tuvo que llevar a cabo una reordenación de dichos Muelles de Poniente, instalar escaleras mecánicas para el embarque, pérgolas para proteger del sol a los pasajeros y mejoras de accesos y jardinería. Estos trabajos se ejecutaron en 2014 y su importe ascendió a 1.047.360 euros.



Duques de Alba



En los años 2014 y 2015 se llevó a cabo una prolongación de la alineación norte del Dique del Oeste en el puerto de Palma. Se construyeron tres duques de alba en prolongación para ampliar en 160 metros la alineación de atraque hasta conseguir un máximo de 445 metros y tuvo un coste de 5.600.000 euros. Aunque estos atraques son también usados por otros tipos de buques, para realizar el proyecto se tomó como referencia el crucero Oasis of the Seas, el de mayor eslora entonces.



Otros puertos



La inversión en materia de cruceros en el resto de los puertos de interés general de Baleares también ha sido muy importante. En Ibiza se está llevando a cabo una remodelación total de la zona portuaria que ha supuesto una de las inversiones públicas más cuantiosas y controvertidas de los últimos años.





La construcción de una explanada y muelles al abrigo del dique de Botafoc, que se inició en 2010 y que es utilizada por los grandes buques (entre ellos los cruceros turísticos) tuvo un coste de más de 70 millones de euros, a los que hay que sumar la construcción de pasarelas móviles y fijas (fingers) que ascendieron a más de siete millones. Además, el puerto de Ibiza se está preparando de forma específica para los cruceros de gran eslora y se prevé que este verano entre en funcionamiento los tres duques de alba que se están construyendo actualmente para que puedan operar barcos de más de 300 metros con total seguridad. La extensión del muelle sur de Es Botafoc, permitirá albergar dos cruceros a la vez y las obras se adjudicaron por 3,8 millones de euros a la UTE Copcisa-Olives.



Menorca es la isla donde la APB ha realizado una menor inversión y recibe cruceros turísticos de menor eslora pero enfocados a un segmento de mayor poder adquisitivo. Pese a todo, en 2011 se construyó una prolongación de los atraques en los muelles de poniente del puerto de Maó que tuvo un coste de 404.031 euros.