PUERTOS

INFRAESTRUCTURAS

La reforma del Paseo Marítimo de Palma costará 20 millones de euros

Las obras, que serán financiadas por la Autoridad Portuaria de Baleares, podrían empezar a finales del próximo año.
Julio González

Un cambio de imagen para todo el Paseo Marítimo de Palma es lo que propone el  proyecto de remodelación del equipo liderado por los arquitectos Elías Torres y José A. Martínez Lapeña que ha resultado ganador del concurso convocado por la Autoridad Portuaria de Baleares (APB).



El proyecto, que ha sido presentado hoy por el alcalde de Palma, Antoni Noguera; el presidente de la APB, Joan Gual; y el jefe de Infraestructuras del ente portuario, Antonio Ginard, aboga por mejorar la permeabilidad entre la ciudad y el puerto y optimizar los espacios públicos.



La medida más llamativa que propone es reducir a cuatro los carriles de circulación, dos para cada sentido y aumentar la extensión de los recorridos de bicicletas y peatones, así como una apuesta por las líneas de autobuses de alta capacidad.



Antonio Ginard ha explicado que la propuesta supone una mejora de las zonas verdes con la plantación de 2.150 árboles nuevos. En la zona frente al mar se dará predominancia a las palmeras  pero también se plantarán nuevos ejemplares de naranjos, melias o jacarandas que ofrecerán sombra a los peatones.



Desde el cruce con avenida Argentina hasta el Auditorium se eliminarán 124 plazas (se pasará de 307 a 183) de aparcamiento en superficie ubicadas en la calzada más cercana al mar. Sin embargo, el jefe de Infraestructuras de la APB ha considerado que no se generarán problemas de estacionamiento porque se pueden liberar bolsas de aparcamiento ocupadas actualmente por vehículos de alquiler y se pueden potenciar los aparcamientos públicos subterráneos como el de Marqués de la Sènia.



Respecto al tráfico rodado, Antonio Ginard ha reconocido que esperan que empeore el “nivel de servicio” pero ha señalado que “estará dentro de lo aceptable” y ha revelado que se ha realizado un estudio de frecuencias semafóricas para mejorar su fluidez.  



El peatón será el gran beneficiado por la reforma. Se ampliarán las aceras y los lugares de paseo, se instalarán pasos de cebra cada 100 metros y diversas escaleras mecánicas y ascensores (a la altura del Jonquet, Monsenyor Palmer y el Club de Mar) ayudarán a conectar el Paseo Marítimo con el resto de la ciudad.



En este sentido, el alcalde de Palma ha remarcado que “los estudios de viabilidad señalan que no habrá colapso” y ha aclarado que se mantendrán tres carriles de circulación en las zonas de intersección con Monsenyor Palmer y Avenida Argentina).



El proyecto aboga por una mejora en la iluminación y el mobiliario urbano y propone la instalación de diversas fuentes de agua potable y kioskos a lo largo de todo el paseo que servirían como puntos de información, chiringuitos y wc públicos.   



La propuesta de los arquitectos Elías Torres y José A. Martínez Lapeña incluye la actuación en dos grandes espacios: la plaza de Santo Domingo de la Calzada, donde se eliminaría el tráfico que la rodea, y la piscina frente al antiguo Hotel Mediterráneo (que hoy ocupa la discoteca Social), que se plantea elevar para generar una gran plaza frente al mar.



El presidente de la APB ha apuntado que los arquitectos tardarán unos seis meses en completar el proyecto de forma detallada, que debe ser aprobado por Puertos del Estado, y que las obras, que se licitarán en concurso, se podrían iniciar a finales del próximo año.



Respecto al plazo de ejecución, Joan Gual ha remarcado que será corto “no mucho más de seis meses, porque se trata más de cambios estéticos que obras importantes”. El área en la que está previsto actuar abarca un total de 149.000 metros cuadrados.