PUERTOS

INFRAESTRUCTURAS

La APB abre expediente de caducidad del aparcamiento de La Savina

El ente portuario ha concedido 15 días partir de dicha notificación a la empresa concesionaria para que presente las alegaciones que considere oportunas.
M.P.

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) informado ayer a la empresa Solvalgaray Marítima S.L. del inicio del expediente de caducidad de la concesión del edificio de aparcamientos del puerto de la Savina. La APB concede 15 días a partir de dicha notificación a la empresa para que presente las alegaciones que considere oportunas.



La APB considera fundamentada esta decisión en un comunicado por “la necesidad de proteger la satisfacción del interés público frente al incumplimiento de las obligaciones asumidas por parte del concesionario, que está impidiendo la consecución de la finalidad pública”.



El ente portuario señala que comunicó en junio a Solvalgaray Marítima la apertura de un periodo de información previa por un posible incumplimiento de los términos de la concesión. Tras recibir las alegaciones de la empresa concesionaria, la APB emitió un informe en el que pone de manifiesto la negativa del concesionario a cumplir y proporcionar una solución a las empresas de alquiler de coches ubicadas en el puerto de la Savina para que estas puedan continuar con el desarrollo de su actividad dentro del edificio de aparcamientos.



Según la APB, el concesionario debe asignar a las empresas de alquiler de coches que ya estaban operando en el puerto de la Savina los nuevos locales en preferencia respecto a nuevas peticiones. La APB ha comunicado en reiteradas ocasiones al concesionario la obligatoriedad de cumplir los pliegos de cláusulas que rigen el contrato.



Además, a juicio de la APB, Solvalgaray Marítima debe respetar, como cuantías máximas de las tarifas, las cuantías máximas que ofertó y por las cuales se le otorgó la concesión. La APB ha informado asimismo a las empresas de alquiler de coches afectadas que el concesionario debe respetar las condiciones económicas establecidas en el concurso por el que le fue adjudicada la concesión.



El edificio de aparcamientos de La Savina permanece cerrado al público desde la finalización de sus obras debido a que no ha sido aprobado el reglamento de explotación por parte de la APB, al considerar que Solvalgaray Marítima incumple el contrato de explotación.



La no existencia de este reglamento de explotación no impide que se puedan asignar los locales a las empresas de alquiler de coches, cuando -incluso- las tarifas máximas que puede percibir el concesionario son públicas y conocidas, y cumplir así con lo establecido en el pliego y en el título concesional.