PUERTOS

INFRAESTRUCTURAS

Sale a concurso la reforma integral de la antigua sede de la APB

Costará 5,5 millones de euros y albergará un centro de interpretación, una hemeroteca, una biblioteca, la sala de reuniones del Consejo de Administración y un restaurante.
M.P.

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha convocado el concurso para la rehabilitación del edificio de Moll Vell numero 3 del puerto de Palma, donde estuvo ubicada la sede de esta institución antes de ser trasladada al actual edificio. De este modo, tras la rehabilitación ahora licitada, la sede de la APB quedará establecida en dos inmuebles: el actual edificio de oficinas y el futuro edificio institucional cuya rehabilitación sale ahora a concurso. El importe de la licitación es de 5,5 millones de euros más IVA y el plazo de ejecución de las obras es de 18 meses.



Cabe recordar que tras estudiar las propiedades del edificio a nivel estructural se abrió un período de estudio y determinación de los usos según las necesidades sociales de la APB, así como su viabilidad económica y de gestión. Se contrataron por tanto los correspondientes expedientes para la elaboración de propuestas de modelo de negocio, análisis de viabilidad y anteproyecto, para la creación de un espacio de exposición y restauración, que fueron ejecutados por la empresa VMA Arquitectura. Ahora, una vez validado el modelo de negocio, se procede a convocar el concurso para la remodelación de las antiguas oficinas, teniendo en cuenta la proximidad del edificio con el centro histórico de la ciudad y la parada de autobuses turísticos.



El proyecto pretende dar una utilidad práctica al edificio y a la vez contribuir a su preservación mediante la creación de un centro de interpretación Ciudad-Puerto, además de adecuar una parte de dicha infraestructura para uso de la APB como hemeroteca, biblioteca y sala de reuniones del Consejo de Administración, junto con un nuevo restaurante, cuya explotación será objeto de concesión administrativa.



La intención del proyecto es constituir un edificio funcional que permita mantener el carácter institucional en el tercio norte del edificio y posibilite al futuro adjudicatario de la concesión explotar de forma adecuada los diferentes usos previstos. Su excepcional situación, con amplias vistas a la Catedral, Parque del Mar, La Lonja, Paseo Sagrera, Puerto (zona de pescadores) y Bahía de Palma, en las orientaciones Este, Sur y Oeste respectivamente, permite una distribución que aproveche los condicionantes de luz y vistas.



El proyecto prevé el derribo de la zona de aparcamiento y la valla existente, así como todo el interior del edificio, a excepción de la escalera principal con su lucernario y la fachada actual. Cabe observar que el edificio existente forma parte de la memoria del lugar, desde un punto de vista histórico, así como patrimonial. Se trata de una construcción historicista realizada en la primera mitad del siglo pasado y construida en piedra. Así, del edificio se conservarán y restaurarán las fachadas, incorporándolas y adaptándolas a la nueva edificación. La reforma de la fachada Sur generará unos huecos más grandes y un espacio de relación con el paseo de la escollera, que harán posible un estiramiento de la ciudad hacia el mar.