PUERTOS

INFRAESTRUCTURAS

La APB convoca el concurso para remodelar el Paseo Marítimo

El proyecto urbanístico deberá contemplar la reducción de tres a dos carriles para vehículos por sentido de circulación.
M.P.

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha convocado el concurso para la redacción del Proyecto Constructivo y Dirección de Obra para la remodelación urbanística del Paseo Marítimo de Palma. El importe de la licitación es de 550.280 euros más IVA y el plazo para la presentación de ofertas expira el próximo día 14 de septiembre. Los interesados podrán presentar sus solicitudes a través del Portal de Licitación Electrónica de la APB.



El tramo objeto de esta reforma comprende el espacio entre la Avenida Argentina y Portopí, hasta la rotonda que enlaza con la Avenida de Joan Miró. Una vez se haya adjudicado el concurso, la APB convocará un nuevo procedimiento, esta vez para la ejecución de las obras, cuya licitación está prevista para el primer trimestre de 2019, de modo que las obras podrían comenzar en el otoño de este próximo año.



El proyecto contempla todas las directrices marcadas por el Ayuntamiento de Palma, entre las cuales se encuentran la mejora de la conectividad de los barrios más cercanos y de Bellver con el Paseo Marítimo y la mejora de la permeabilidad transversal entre el puerto y la ciudad.



En los pliegos se recogen, a modo orientativo, las sugerencias del Ayuntamiento de Palma para la redistribución de superficies y usos, que se basan en la modificación de las proporciones actuales de 50% destinado a automóviles y 50% a zonas verdes y espacio para ciclistas y peatones. Las nuevas proporciones propuestas por el Ayuntamiento consideran una superficie del 75% destinada a paseo con zonas verdes y espacio para peatones, ciclistas y terrazas, así como el 25% restante destinado a automóviles en ámbito de plataforma única.



En cuanto a los carriles de circulación rodada, para poder obtener los porcentajes de superficies sugeridos, se propone la reducción de 3 a 2 carriles por sentido, ajustando la anchura de los mismos y reduciendo el número de plazas de aparcamiento en superficie. En este sentido, para asegurar la viabilidad de la reducción de carriles de circulación, se ha realizado un estudio de movilidad, con simulación en tiempo real, el cual concluye que dicha reducción de carriles es viable y no se llega en ningún momento a la saturación de la vía.



Además, el proyecto resultante contemplará la reducción de la velocidad de circulación a menos de 50 km/h, otorgará mayor protagonismo al carril bici por el lado del mar y emprenderá la mejora de las aceras de fachada, de modo que faciliten los recorridos longitudinales en convivencia con las terrazas, vegetación, bancos y aparcamientos para bicicletas; entre otros aspectos encaminados a “humanizar” y “oxigenar” este espacio tan emblemático de Palma.