PUERTOS

ANÁLISIS

La hora de la consolidación

«No ha sido fácil llegar a la situación actual, ha habido que ganárselo hasta que la náutica ha pasado a ser considerada estratégica»
JUAN GUAL DE TORRELLA

Gaceta Náutica está celebrando quince años de trayectoria informativa especializada de un sector que ha ido cogiendo una dimensión relevante, tanto en su aspecto deportivo como de actividad económica. La náutica de recreo, desarrollada en el dominio público que gestionan las administraciones públicas, ha pasado en los últimos 30 años a ocupar la posición de un sector empresarial con un peso relativo importante en el conjunto de nuestra estructura productiva. El elevado número de empresas que lo conforman, los empleos especializados que genera y consolida, así como los efectos indirectamente inducidos ya han conseguido un reconocimiento que tardó en llegar. 



De ser considerada una actividad elitista, que no propiciaba una empatía entre usuarios y administraciones públicas, ha pasado ya a la consideración de estratégica. Las carencias y barreras que se encontraban en un muy amplio sentido regulatorio, no era inicialmente entendida. Así,  ante la  falta de análisis y consideración,  el sector se ha ido desarrollando por la fuerza de sus operadores que han trabajado, todo hay que decirlo, en un entorno de importante crecimiento de la demanda. 



Se ha visto modernizar la flota. Han aparecido diferentes posibilidades de acceder a la propiedad y la explotación. Los puertos, bien en su forma de marinas o los iniciales y sociales clubes náuticos, se han adaptado a una demanda que ya era claramente de producto turístico, proporcionando servicios de alta calidad, en su conjunto, los mejores del mediterráneo. El cambio tecnológico ha sido  contundente, por lo que ha precisado de especialistas, que en muchos casos han venido de fuera y han creado ya una oferta profesional que nos ha consolidado como destino de reparación de embarcaciones de gran eslora. 



No ha sido ni inmediato, ni fácil, llegar a la situación actual. Ha habido que ganárselo. Pienso en personas e instituciones que han sido fundamentales para que la percepción del sector fuera la que realmente era y no la que podía reflejarse y ser distorsionada por prejuicios tan primarios como que  todo aquello  que se hiciera por mejorar el entorno práctico y normativo de la náutica, tan sólo favorecía a una élite, por lo tanto no era prioritaria ninguna medida que allanara el camino. Algo de culpa respecto a este prejuicio extendido fue la causa de la práctica desaparición de tantos astilleros en los años ochenta en España, frente a la pujanza que acabaron cogiendo en Francia y en otro orden de oferta en Italia y los países del centro de Europa. 



Parece que el trabajo conjunto del sector industrial, las infraestructuras y la vertiente de explotación turística, acabaron por convencer al legislador de la conveniencia de ponerse manos a la obra y finalmente,  sino favorecer tanto como se requería, si  llegó a aliviar algunos obstáculos y entrar en una nueva dinámica de interpretación a partir de entonces. Todo ello comprende fiscalidad y formación, con una adecuada interpelación con el medio ambiente. 

Gaceta Náutica es un medio de las Baleares y esto no es casual. Somos los líderes. No es extraño ver en la península instalaciones portuarias a medio o bajo rendimiento,  entre las que se han construido en todo el litoral español. La demanda está sobre todo en nuestro territorio insular. Aquí pasa lo importante que afecta al sector, están los mejores actores a los que les hemos hecho sentir a gusto entre nosotros.



Una vez resueltas todas las ecuaciones, nos queda sostenerlo, aplicar la misma tenacidad desplegada desde el principio. Tenemos que conocer tanto nuestros potenciales como los límites. En la vertiente de la oferta de amarres, posiblemente ya poco queda por recorrer, tanto por lo que afecta a ampliaciones de puertos como a nuevas ubicaciones. Tampoco la capacidad de carga del litoral da para más , imposible en determinados meses de absorber todo el fondeo que se demanda. Donde si entendemos que hay un recorrido que desarrollar es en la oferta de reparación y mantenimiento. Los puertos de Mahón y Alcúdia nos brindan la oportunidad, a su escala, de que se implanten unos centros  industriales que junto a Palma, cubran la consolidada demanda. El resultado será la diversificación empresarial a través de esta industria de mano de obra especializada en empresas que están aplicando innovación en sus procesos y los hace altamente ventajosos comparativamente con otros destinos. 



Los clubes náuticos, fuera de las coordenadas del lucro empresarial, tienen aquí una función primordial, son los gestores  del reparto de este dividendo social que las correcciones legislativas oportunas les han brindado, siempre y cuando se ciñan a los requisitos que el espíritu y la letra del legislador les otorgó. 

Por lo que como conclusión es de agradecer que los editores de Gaceta Náutica permanezcan al pie del cañón mes tras mes, por una cuestión  que considero muy relevante, contribuyen a través de su acción informativa a la cohesión de la actividad, sus operadores empresariales y las personas. 



...



Juan Gual de Torrella es presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares.