PUERTOS

CONCESIONES

Formentera Mar afirma ofertar los amarres sociales que pide el Consell

Sostiene que durante los últimos 20 años ha hecho importantes descuentos de septiembre a mayo para los residentes en la isla
MALLORCA PRESS

El rechazo a la renovación de la concesión de Formentera Mar por parte de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha llevado al Consell de Formentera a reclamar que el puerto de La Savina cuente con “con amarres sociales para los residentes en la isla”, una propuesta que la empresa asegura que ya cubre a través de "importantes descuentos" en temporada baja.



Formentera Mar ha hecho público un comunicado en el que afirma que tanto la APB como el Consell Insular de Formentera (CIF) ignoraron una iniciativa que les hizo llegar esta empresa relativa a reordenar los espacios portuarios e incluso a ceder amarres en periodos concretos al Club Náutico de Formentera, una entidad constituida por vecinos de la isla, propietarios de embarcaciones de pequeña eslora, pero que nunca ha llegado a desarrollarse por falta de recursos.



Las ideas plasmadas en esta propuesta “recogían con detalle de viabilidad y mayor ambición lo que ahora se promueve desde las instituciones”, según Formentera Mar, quien ya ha anunciado que recurrirá la negativa de la APB a prorrogar su concesión.



La todavía concesionaria sostiene que durante los últimos 20 años ha colaborado en ofrecer el 80% de sus amarres "con ofertas a precios muy económicos entre finales de septiembre y principios de mayo, más ocho meses al año», que han podido disfrutar «embarcaciones propiedad de residentes en Formentera y navegantes de la isla de toda la vida".



A juicio de Formentera Mar, esta política de descuentos cubre la demanda a la que se refiere el Consell al reclamar amarres sociales, ya que "es de dominio público que los residentes apenas navegan en temporada alta, al estar la mayoría de ellos vinculados a la actividad turística, lo que conlleva desplazar sus embarcaciones a terrenos de suelo rústico en seco o a permanecer inactivas en el Estany des Peix".



La nota de Formentera Mar añade que esta empresa ha ofrecido su colaboración a las autoridades para reordenar del Estany des Peix, poniendo a su posición sus infraestructuras, personal y experiencia, así como que ha hecho propuestas para que sus instalaciones portuarias, tanto en mar como en tierra, "pudieran estar al alcance del aficionado residente en Formentera".



Por último, la empresa portuaria pide al Consell y a la APB que se muestren "sensibles" con las consecuencias laborales de sus deciciones, ya que podrían afectar a los 20 trabajadores que actualmente tiene en plantilla y a los 60 puestos de trabajos provenientes de empresas de servicios náuticos directamente relacionados con la actividad de la concesión. 



RECONOCIMIENTO PRIMERO, RECHAZO DESPUÉS



En cuanto a la pérdida de su concesión, Formentera Mar asegura que recibió en su momento “el reconocimiebto expreso de la APB de que se daban las circunstancias exigibles para formalizar el expediente de extensión de plazo”, aunque luego el Consejo de Administración rechazó su petición aduciendo que disfrutaba de un contrato y no de una concesión demanial. 



Esta tesis jurídica, a la que se sumó la Abogacía del Estado el pasado junio, fue puesta en circulación por el empresario acusado de corrupción Ángel Bustos, gestor de Marina Formentera, competidor directo de Formentera Mar, en un escrito remitido a la APB en junio de 2015. Bustos está acusado por la Fiscalía Anticorrupción de haber amañado supuestamente la adjudicación de su concesión mediante un soborno, imputación que él rechaza de plano. 



Formentera Mar añade en su nota que los informes que respaldarían la denegación de la prórroga se llevaron a cabo “sin darle oportunidad alguna de intervenir en el proceso, aunque fuese solo para evitar el continuar comprometiendo gastos e inversiones”. Esta supuesta indefensión es el argumento principal del recurso que Formenrtera Mar planteará contra la APB con el fin de mantener su concesión.



En las últimas fechas se ha especulado con que una de las empresas que concurrieron al trámite de competencia de proyectos del Club Náutico de Ibiza bajo la apariencia de un club deportivo tiene interés en presentarse al concurso de las instalaciones de Formentera Mar, si finalmente éstas revierten a la administración. Fuentes de la APB han negado tener conocimiento de este hecho y han recalcado que el contrato de Formentera Mar no expira hasta el año que viene.