PUERTOS

CONCESIONES

La APB liquida Formentera Mar asumiendo la tesis de su competidor

Rechaza la prórroga de la marina situada en La Savina al considerar que no es una concesión
J.L. MIRÓ

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha denegado la solicitud de ampliación de plazo y prórroga solicitada por Formentera Mar. La empresa finalizará así su concesión en el puerto de la Savina el próximo 24 de junio de 2018. El organismo portuario ha hecho suyo un informe encargado al despacho de abogados Cuatrecasas donde se concluye que Formentera Mar, propiedad del empresario Nicolás Mayol, no disfruta de una concesión demanial –y por tanto prorrogable de acuerdo a la Ley de Puertos del Estado–, sino de un simple contrato de servicios. 



Esta tesis jurídica, a la que también se sumó la Abogacía del Estado el pasado junio, fue puesta en circulación por el empresario acusado de corrupción Ángel Bustos, gestor de Marina Formentera, competidor directo de Formentera Mar, en un escrito remitido a la APB en junio de 2015, coincidiendo con la solicitud de prórroga. 



Formentera Mar gestiona actualmente unos 90 amarres en el puerto de Formentera. Hace dos años solicitó una ampliación del plazo de concesión por una década, más una prórroga de 17 años y medio. El Consejo de Administración de la APB denegó esta petición asumiendo la tesis de Bustos.



Un portavoz autorizado de Formentera Mar ha anunciado que recurrirá la decisión del Consejo de Administración: «Se nos deniega la ampliación del plazo concesional por un tecnicismo jurídico que no compartimos y sin que en ningún momento se haya cuestionado la bondad u oportunidad del proyecto o la concurrencia del resto de requisitos exigibles». Esta misma fuente califica de «extraña» la cronología de los actos administrativos que han desembocado en el rechazo por parte del Consejo de Administración y llama la atención sobre «la intervención en el proceso de otro concesionario», en alusión a la carta dirigida por Ángel Bustos a la Autoridad Portuaria.



La primera advertencia de que Formentera Mar no podía acogerse a la ampliación de concesión, tal y como viene establecido en la disposición transitoria décima de la Ley de Puertos, data del 2 de agosto pasado, una vez que la oferta estaba totalmente formalizada. «Se nos notificó entonces la  existencia de la carta de Bustos, de la que nunca se nos ha dado traslado, así como el dictamen de Cuatrecasas y la Abogacía del Estado. Presentamos alegaciones, pero no las han contestado. Nos ha llamado mucho la atención la urgencia con la que la propuesta de rechazar nuestro proyecto fue llevada consejo de Administración del pasado 21 de septiembre», añade el portavoz de Formentera Mar.



En las últimas semanas se ha especulado en medios portuarios con la posibilidad de que una de las empresas que se presentaron a la concurrencia de proyectos del Club Náutico de Ibiza, cuya oferta fue rechazada, estaría estudiando competir por hacerse con los amarres de Formentera Mar. Un alto cargo de la Autoridad Portuaria consultado por Gaceta Náutica ha negado tener conocimiento de este hecho. En el caso de que los recursos de Formentera Mar no prosperen, la instalación saldrá a concurso y no le faltarán pretendientes, al tratarse de una marina con mucha demanda en los meses estivales.



En el otro extremo del puerto de La Savina se encuentra situada Marina Formentera, el puerto deportivo gestionado por Ángel Bustos. Este empresario está acusado por la Fiscalía Anticorrupción de haber amañado supuestamente la adjudicación de su concesión mediante un soborno, imputación que él rechaza de plano y atribuye a maniobras de su competencia. Esta causa, integrada en el sumario del caso Mar Blau, se encuentra pendiente de juicio en la Audiencia Provincial de Palma. El juez instructor y la Fiscalía han acordado embargar los bienes de los acusados, entre los que se encuentra empresarios, funcionarios y políticos.