CRUCERO

COMPETICIÓN

Espectacular salida de la Ruta del Ron rumbo a Guadalupe

La salida del puerto bretón de Saint Malo registró una flota récord de 123 barcos
M.P.

La regata transatlántica en solitario Ruta del Ron, que celebra su undécima edición, partió ayer domingo desde el puerto bretón de Saint Malo con una flota récord de 123 barcos rumbo a la isla de Guadalupe.



Las condiciones, buen tiempo y 20 nudos de viento, no pudieron ser mejores para los miles de espectadores que se congregaron para despedir a los patrones. Tras una salida conservadora, donde nadie quiso cruzar la línea antes de tiempo antes de encarar el recorrido de 3.542 millas náuticas, los barcos más rápidos pusieron el acelerador. Al frente de la flota de los espectaculares trimaranes ULTIME, se encontraba Seb Josse, alcanzando 30 nudos de velocidad a bordo de Maxi Solo Edmond de Rothschild.



Los barcos más veloces del planeta volaron hacia la obligatoria puerta de Cabo Fréhel, a 17 millas de la salida, donde miles de espectadores les esperaban en tierra para despedirles. Entre los monocascos IMOCA, ahora equipados con foils, fue PRB del francés Vincent Riou quien lideró esta división.



A su cola, los 53 monocascos de Class40 y casi al final, en noveno puesto de la flota Rhum Multi, el popular regatista galo Loïck Peyron a la caña de Happy, hermano del pequeño trimarán con el que el canadiense Mike Birch ganó la edición inaugural de la Route du Rhum en 1978.



Hace cuatro años en esta misma regata Peyron marcó un récord de siete días y 15 horas a bordo del maxi trimarán Banque Populaire y las predicciones para esta edición sugieren que esta marca podría ser rebajada en hasta dos días por los ULTIMES. Antes de que los patrones disfruten de los vientos alisios en su ruta hacia el Caribe, deberán enfrentarse a condiciones meteorológicas duras a partir del martes.



Se prevé fuerte oleaje, vientos de 35 nudos con rachas de hasta 55 nudos y condiciones muy inestables durante el resto de la semana. Es posible que algunos patrones tomen refugio en otros puertos franceses como La Rochelle o Roscoff (las reglas lo permiten sin ser penalizados) y regresen al agua una vez haya amainado lo peor del frente, para evitar sufrir daños en los barcos.



El principal tema de discusión en los pantalanes en los momentos previos a la salida fue el tiempo, sobre todo para las clases menos rápidas que se enfrentan a etapas duras cuando atraviesen el golfo de Vizcaya. Michel Desjoyeaux, doble vencedor de la Vendée Globe que no participa en esta regata, predijo que su análisis sugiere que el récord absoluto se batirá este año.



“Tenemos que ver cómo los ULTIMES encaran el mal tiempo y si consiguen evitar las peores condiciones, pero incluso siendo conservador sobre las condiciones marítimas del comienzo, pienso que podrían alcanzar el norte de Guadalupe en cinco días y cinco horas, así que creo que casi seguramente el récord se romperá”.