CRUCERO

VUELTA AL MUNDO

La flota se divide para recibir al `bombero` en el Océano Sur

El Dongfeng Race Team, líder, y el MAPFRE, segundo a 8 millas, son los barcos más al sur por debajo de los Cuarenta Rugientes y navegan ya por el paralelo 42. "Hemos hecho zafarrancho y estamos preparados", afirma Xabi Fernández.
M.P.

Se ha abierto una fractura de más de 200 millas de norte a sur en la flota de la Volvo Ocean Race mientras los equipos se preparan para recibir por la popa una profunda borrasca en el Océano Austral. Ante la difícil decisión de enfrentarse a la inminente tormenta tenían dos opciones: bucear hacia el sur en una ruta más rápida, pero más arriesgada, o escapar de la peor parte de la borrasca yendo hacia el norte. Los siete equipos ya han arrojado sus cartas sobre la mesa.



Los que han hecho la apuesta de sumar velocidad y riesgo han sido el Dongfeng Race Team, líder en el parte de las 13:00 UTC, el MAPFRE, el team Akzonobel, el Team Brunel y el Team Sun Hung Kai / Scallywag, que siguen bajando millas hacia el sur. Todos ellos están ya instalados en los Cuarenta Rugientes, con la cabeza del grupo pisando ya el paralelo 42.



Xabi Fernández describía ayer el clima casi prebélico que viven a bordo del barco español. "Hemos hecho zafarrancho y el barco está ahora preparado para lo que venga,estamos ya esperando a que venga el primer turbo. El viento irá subiendo y esta noche ya estaremos con 30 nudos de través... en fin, ¡bombero!", afirmaba al patrón.



El 'bombero' es el nombre con el que los navegantes españoles llaman de forma humorística a las condiciones que viven a bordo en los Cuarenta Rugientes, ya que el oleaje es de tal calibre que parece que tengan un bombero en la proa con la manguera disparando a todo meter sobre la cubierta.



El Vestas 11th Hour apostó en principio por hacer un repiquete y trasluchar hacia el norte, pero una vez superada la línea ortodrómica (la que marca la distancia más corta) hacia Melbourne ya ha puesto también la proa hacia el sur y también ha bajado más allá del paralelo 40. 



Por su parte, el Turn the Tide on Plastic es el único barco de la flota que ha realizado una apuesta decidida por el norte y navega en torno al paralelo 38. Dee Caffari es consciente de que lleva la tripulación más joven y menos experimentada, y ha apostado por esquivar los vientos huracanados y las monstruosas olas que todo parece indicar que cogerán más al sur.



"He tenido mal estómago durante 24 horas y estaba pensando que podría haber sido algo que he comido o bebido, pero eso es muy poco probable", escribía esta noche la patrona. "Si soy honesta, es una gran responsabilidad para mí tomar la decisión correcta y conseguir que el barco y el equipo salgan ilesos en las próximas 48 horas. Me está revolviendo el estómago, algo que nunca había experimentado antes".



La dirección de la regata ha establecido una zona de exclusión virtual al sur de la flota para mantener a los barcos lejos de los hielos de la Antártida, y es probable que los líderes vayan trasluchando a lo largo de esos límites para bordear la zona de exclusión. "No creo que creo que estemos en modo competición en las próximas horas", dijo el patrón de Dongfeng, Charles Caudrelier. "Queremos navegar rápido, pero la prioridad principal no es romper el barco o la tripulación".



"Nos sentimos como si estuviéramos preparándonos para la guerra", dijo el navegante de Vestas 11th Hour, Simon Fisher. Su equipo puede haber elegido la mejor opción, un punto medio al norte del grupo, con más opciones abiertas. Las velocidades del viento ahora son de hasta 25 nudos y van a seguir subiendo. Las próximas 48 horas serán cruciales para el éxito en la Etapa 3.