CRUCERO

DISEÑO

Los AC75 de Copa América serán barcos voladores

La 36ª edición de la Copa de las Cien Guineas se disputará en monocascos voladores con foils de casi 23 metros de eslora que serán autodrizantes.
M.P.

A pesar de que las reglas definitivas de la clase no se harán públicas hasta marzo del año que viene, el Team New Zealand, defensor de la Copa América, ha desvelado las primeras imágenes del nuevo barco diseñado para disputar la competición dentro de cuatro años.



AC75 es el nombre de la nueva embarcación, un monocasco volador provisto de foils en forma de T, orza plegable y con 22,86 metros de eslora. Con estas características, los equipos de diseño de Team New Zealand y de Luna Rossa, Challenger of Record, pretenden recuperar la táctica de los enfrentamientos de “match race” manteniendo la velocidad de los catamaranes empleados en la última edición.



Estos barcos están diseñados para “foilear” con vientos ligeros a partir de nueve nudos, por lo que prometen ser aún más rápidos que los multicascos utilizados en aguas de Bermudas. Al menos, sí lo afirma el director ejecutivo del sindicato neozelandés, Grant Dalton, que señala que el AC75 “una vez que esté  foileando, tiene el potencial para ser más rápidos que un AC50, tanto en contra como a favor del viento".



Max Sirena, director del equipo Luna Rossa Challenge, ha asegurado que el nuevo AC 75 “será un yate de alto rendimiento, un desafío para navegar, que requerirá un equipo atlético y muy talentoso”.



En un deporte donde la innovación siempre ha marcado la pauta del  juego con elementos como las quillas con alas, cascos plásticos, bauprés o sistemas de estabilidad, los equipos de diseño de los kiwis y los italianos se han combinado para empujar los límites de nuevo.



El AC75, que contará con un solo timón, estará equipado a cada lado del casco con dos apéndices pivotantes en forma de T. En el modo de navegación normal, el apéndice de sotavento bajado proporciona sustentación, mientras que el foil de barlovento elevado actúa de contrapeso y reduce la resistencia. En las salidas y las maniobras, ambos foils pueden estar bajados para proporcionar más control, una situación que será también útil en condiciones de mar más duras.



Otras de las novedades del barco, cuya tripulación estará formada por entre 10 y 12 regatistas, serán las orzas plegables que facilitarán el amarre y el casco autoadrizante para proporcionar seguridad en caso de vuelco.



Según el calendario de la competición, en enero 2018 de se abrirá el plazo de inscripción para los desafiantes, en marzo de ese mismo años se publicarán las reglas definitivas de la clase y en agosto se desvelará la ubicación donde se disputará tanto la Copa América como la Copa Prada.



En marzo de 2019 se botará la primera unidad del AC75 y se disputarán los primeros eventos con este barco. Al año siguiente, los equipos podrán echar al agua su segundo barco pero no será hasta marzo de 2021 cuando tenga lugar por fin la final de la Copa América.