CRUCERO

VUELTA AL MUNDO

Así es Támara Echegoyen, la primera española en la Volvo Ocean Race

Orensana de 33 años, en su infancia practicó ballet, gimnasia, fútbol, voleibol y patinaje. A los 15 años se decantó por la vela. Cinco veces campeona del mundo, oro en Londres 2012 y ahora navegante oceánica. Un palmarés de leyenda.
EMPAR ISABEL BOSCH

Mapfre anunciaba a principios de año el fichaje de dos regatistas femeninas para la edición 2017-2018 de la Volvo Ocean Race,  la española Támara Echegoyen y la australiana Sophie Ciszek, también una de las navegantes más contrastadas del panorama internacional, a consecuencia de la nueva regla de la competición que pretende  incentivar la presencia de mujeres a bordo.



El día  antes de la salida de la Volvo Ocean Race,  Echegoyen contaba a la prensa especializada que no estaba nerviosa pero sí inquieta y que, después de una preparación tan dura,  “el cuerpo te pide montarte en el barco y empezar a dar lo mejor de ti misma”.



De su capacidad y talento ya había dado cuenta  el también oro olímpico (Atenas, 2004)  Xabi Fernández,  patrón del equipo Mapfre con el que  la regatista española compite en la Volvo Ocean Race 2017-2018: “Támara lleva trabajando duro desde marzo, que empezó todo el equipo a navegar”. Y reconocía su esfuerzo y valor en nombre también del entrenador, Pablo Arrarteí, y del director deportivo,  Neal McDonaldí. “Están todos de acuerdo en que, como esperábamos, tiene una curva de aprendizaje importante”, concluía.



Echegoyen dice estar acostumbrada a  competir en equipos mixtos: “Siempre he navegado con hombres, únicamente en las campañas olímpicas he formado equipo con mujeres”. Cuenta que en la práctica de la vela no observa diferencias entre mujeres y varones, sino entre personalidades, y que cuando se integra en una tripulación intenta adaptarse a la forma de trabajar del equipo.



En el caso del Mapfre cumple un sueño perseguido durante mucho tiempo y reconoce  su implicación: “Han sido meses duros de trabajo pero estoy muy contenta con el resultado porque gracias a la ayuda de todos y, sobre todo,  de las horas de entrenamiento en el barco,  he podido mejorar en este mundo que es tan nuevo para mí. Estoy muy agradecida sobre todo por el esfuerzo y el tiempo que me han dedicado hasta ahora para poder mejorar a marchas forzadas”.



El de Echegoyen es un físico imponente pero su talla contrasta con el del resto de los integrantes masculinos del equipo. En la visita a bordo del VO65 Mapfre en el puerto de Alicante, Xabi Fernández contaba a Gaceta Naútica que, a veces,  tenían que impulsar a Echegoyen para que alcanzara su litera, la superior de babor.



Determinada y atlética, en su infancia practicó ballet, gimnasia, futbol, voleibol y patinaje.  Sus padres la  inscribieron a los 5 años en los primeros cursos de vela en el Real Club de Mar de Aguete (Pontevedra), que compaginó con las otras actividades deportivas hasta que, a los 15 años, optó por centrarse en la vela que tantos réditos deportivos le ha deparado hasta ahora. Desde el año 2013 pertenece al Club Náutico de Sanxenxo.



Echegoyen obtuvo el oro en Londres 2012 junto con Ángela Pumariega y Sofía Toro en Match Race, modalidad  que se distinguía (fue eliminada del programa olímpico) por ser la única de todas las categorías olímpicas en que los barcos y sus tripulantes –tres mujeres–  se enfrentaban todas contra todas.  La competición se desarrollaba en barcos Eliott, de 6 metros de eslora, que, al ser muy rápidos y agiles, requerían  una preparación física y mental sobresaliente.



Dice Támara que la nueva normativa de la Volvo Ocean Race que incentiva la inclusión de mujeres a bordo, aún siendo impositiva, es una puerta que se ha abierto a las navegantes y considera que está en manos de las regatistas que esta puerta,  no solo no se cierre,  sino que estimule la proyección femenina en este deporte  y que sean el nivel, la capacidad, el talento y la experiencia los que determinen, en un futuro próximo, la participación de las mujeres en acontecimientos náuticos de tal envergadura.



Está tan concentrada en esta Vuelta al Mundo por equipos, que no se imagina qué hará cuando esta travesía concluya, que puede que siga compitiendo o que se dedique a la docencia como licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, pero que no piensa en el futuro más allá de la Volvo Ocean Race que ahora disfruta.