CRUCERO

COMPETICIÓN

El Azzurra mantiene el liderato tras otra jornada dura

El equipo de la familia Roemmers está un paso más cerca del triunfo final en las 52 Super Series tras el descalabro del Quantum.
MALLORCA PRESS

La segunda jornada de la regata organizada por el Club Marítimo de Mahón se disputó con olas grandes y un viento muy rolón e inestable que provocó que de las dos mangas previstas sólo se pudiera dar una salida.



La prueba la ganó el Bronenosec de Vladimir Liubomirov mientras que el líder de la prueba menorquina sigue siendo el Azzurra aunque empatado a puntos con el Gladiator del británico Tony Langley. En la general del circuito por la que luchan los italianos junto con el Platoon y el Quantum Racing, el barco de la familia Roemmers tiene una renta de seis puntos sobre el velero alemán y de 13 sobre el actual defensor del título.



El madrugón de la flota evitó el día en blanco. Habitualmente las mangas comienzan pasado el mediodía, pero María Torrijo, la responsable del Comité de Regatas, decidió adelantarlo a las once ya que el parte anunciaba que a esa hora aún había algo de viento pero que iría cayendo.



La jornada se saldó con la victoria del Bronenosec y con la decepción monumental del Quantum. Los americanos, actuales defensores de título, tenían la regata completamente dominada en el segundo paso por la boya de barlovento. La manga era suya, pero sucedió lo que nadie barruntaba del gran favorito. Esperaron demasiado a que les volviera la racha por el lado derecho del campo de regatas y perdieron toda la ventaja que tenían acumulada.



Del primero pasaron al séptimo puesto y a ceder otros tres puntos con el Azzurra con un día menos para recuperarlos. Azzurra pasó segundo por esa última boya de la jornada. Siguió a Quantum, pero decidió trasluchar un minuto antes que sus ancestrales rivales. En juego estaba también defender la posición con el Platoon que había pasado sexto por la baliza de arriba y que se fue por el lado izquierdo del campo junto con Gladiator y con Bronenosec.



El barco ruso fue el gran beneficiado de mantenerse en el lugar donde la racha sopló hacia la línea de llegada. Esta victoria de la tripulación de Liubomirov les resarcía del mal sabor de boca de ayer cuando rompieron un genaker y perdieron cuatro posiciones en la última popa. Tras los rusos entró el Platoon y el Gladiator que es, junto al Azzurra, el barco que mejores prestaciones ha tenido en los dos ‘cojos’ primeros días de competición en Maó.