CRUCERO

VUELTA AL MUNDO

La Barcelona World Race de 2019 suaviza su espíritu de aventura

La vuelta al mundo con salida y llegada en la ciudad condal se dividirá en dos etapas con una parada en Sidney donde se podrá reparar el barcos y cambiar al copatrón.
MALLORCA PRESS

Los detalles de la próxima edición de esta vuelta al mundo a dos fueron analizados en Barcelona del 12 al 13 de junio durante la celebración del consejo de administración de la clase IMOCA, un encuentro que por primera vez se celebró fuera de París



Directivos, organizadores y navegantes destacaron que el nuevo formato de la regata -con una parada en Sídney- tiene un valor deportivo añadido que complementa el calendario y favorece la internacionalización de la clase.



El nuevo formato de la Barcelona World Race, que tendrá su salida el 12 de enero de 2019 contará con dos etapas (Barcelona – Sídney y Sídney – Barcelona), con una clasificación final que se hará con la suma de los tiempos de ambas.



La ciudad australiana será así una parada obligatoria, donde los equipos podrán reparar y volver a poner a punto los barcos y sustituir al copatrón si se desea. “Hemos hablado mucho con los skippers - comentó Antoine Mermod, presidente de la IMOCA - y globalmente se considera que la escala en Sídney es muy positiva y añade un valor deportivo a la regata. También lo es el hecho de que existan dos etapas y de poder cambiar eventualmente uno de los patrones”.



Conrad Colman, miembro del Consejo de Administración de la IMOCA y regatista que ha navegado las últimas Barcelona World Race y Vendée Globe, comparte la opinión del presidente de la clase: "El nuevo formato es fantástico, es bueno para captar nueva audiencia y puede atraer a muchos regatistas. En el calendario, se complementan muy bien las dos regatas alrededor del mundo, y hoy hemos trabajado para que ambas se beneficien al máximo. Por supuesto, espero estar en la salida el 12 de enero de 2019”.



La complementariedad entre las dos vueltas al mundo de la clase también es un valor que comparte Laura Le Goff, directora general de la Vendée Globe, quien celebró el trabajo conjunto entre los organizadores de las regatas del campeonato: "Hay un acercamiento natural entre la organización de la Barcelona World Race y la de la Vendée Globe, y existe una voluntad común de armonizar las cosas y avanzar conjuntamente. Creemos que el nuevo formato, con una parada en Sídney, facilitará la internacionalización de la clase, lo que nos beneficia a todos. Por otra parte, deportivamente, las dos vueltas al mundo se complementan muy bien”.