HISTORIA, PATRIMONIO, LITERATURA

EXCLUSIVA

Investigan si un arrastrero ha saqueado importantes yacimientos submarinos en Mallorca

La Guardia Civil intervino los sistemas electrónicos del barco para analizar sus rutas en el Parque Nacional de Cabrera. La operación se realizó coincidiendo con el anuncio del hallazgo del pecio romano más importante del Mediterráneo occidental
JUAN POYATOS / JOSÉ LUIS MIRÓ

La Guardia Civil investiga el saqueo de importantes yacimientos submarinos en Mallorca por parte de un pesquero con base en un puerto del sureste de la Isla. Las pesquisas apuntan a que el patrón de esta embarcación vendía los objetos patrimoniales en el mercado negro a través de un contacto en una conocida cantina de la zona costera del municipio de Santanyí.



Según ha podido confirmar Gaceta Náutica a través de fuentes policiales, la operación se inició el pasado 26 de enero, cuando el citado pesquero, del tipo arrastrero, fue sometido a un intenso registro en su puerto base.



Agentes de la Guardia Civil precintaron el buque por orden judicial y desmontaron sus sistemas electrónicos para analizar las rutas realizadas por el interior de la zona acotada del Parque Nacional de Cabrera, donde recientemente se ha confirmado la presencia de los restos de un barco romano  de los siglos III o IV cargado de ánforas. Los expertos del Consell de Mallorca consideran este hallazgo “excepcional” y hablan incluso de “uno de los pecios más importantes del Mediterráneo occidental”.





Las fuentes han explicado que los pesqueros profesionales están obligados a llevar instalado el sistema AIS de seguimiento por satélite y que las pruebas “forenses informáticas”, cuyo resultado aún no se conoce, permitirán trazar con suma precisión las rutas realizadas por el buque sospechoso de saquear pecios, así como la velocidad en cada tramo.



“Si se demuestra que ha navegado a dos nudos de manera reiterada sobre yacimientos conocidos, tendremos un indicio claro de que puede haber estado realizando arrastre sobre el fondo marino para extraer objetos patrimoniales protegidos por la Ley”, ha indicado un conocedor de las investigaciones. Las pesquisas están orientadas también a determinar la procedencia exacta de unas anforas decomisadas durante el operativo, que estaban al parecer en poder de la persona que intermediaba presuntamente entre el patrón del pesquero y los compradores de la mercancía saqueada.



A la espera del resultado de las pruebas, el pesquero ha vuelto a faenar con normalidad en las aguas del sur de Mallorca esta semana pasada, tras reinstalar los sistemas de navegación y los localizadores satelitales.



Los científicos que descubrieron el último pecio romano de Cabrera alertaron de que, pese a estar en una zona vedada a la pesca y el buceo, “existe un riesgo elevado de expolio", por lo que instaron a las administraciones a adoptar medidas de control y vigilancia.



Se da la circunstancia de que el dispositivo policial se realizó coincidiendo con el anuncio del descubrimiento del yacimiento arqueológico submarino por parte del Consell de Mallorca.



Con este, ya son 12 los naufragios de la época Clásica que se han hallado en las aguas del Parque Nacional de Cabrera, lo que da idea de la importancia arqueólogica del enclave.