HISTORIA, PATRIMONIO, LITERATURA

ESTATUTOS

El Museo Marítimo de Mallorca tendrá su sede en Ses Voltes

El Consell de Mallorca tiene prácticamente listo el Consorcio del Museo Marítimo y espera que pueda firmarse en los próximos meses.
JAIME ABARCA

Como miembros fundadores aparecen la institución insular, el Ayuntamiento de Palma, la Autoridad Portuaria de Baleares, el Govern Balear y la Asociación de Amigos del Museo Marítimo, entidad presidida por Manuel Gómez Planas y que fue fundada en 1975 por Javier Pastor Quijada, el que fuera director del antiguo Museo Marítimo de Baleares abierto desde 1951 a 1973 y ubicado en el Consolat de la Mar. El nuevo museo tendrá domicilio legal en el Consell de Mallorca y su sede representativa en el edificio de Ses Voltes de Sa Murada del Parc de la Mar de Palma. 



Las finalidades del consorcio serán, además de gestionar el museo, investigar, conservar, recuperar y difundir el patrimonio marítimo y portuario de Mallorca, así como el legado histórico que suponen todas las actividades relacionadas con la mar. También promover la captación de fondos públicos y privados que pueda obtener. El consorcio tiene como ámbito territorial tan solo la isla de Mallorca y las zonas marítimas que le son afectas y su presidencia recaerá en la persona que ocupe la presidencia del Consell de Mallorca o el conceller/a en la que éste delegue sus funciones.



En cuanto a la dirección gerente, su titular será nombrado por la junta rectora y su designación podrá recaer en cualquier funcionario de carrera o laboral de las administraciones públicas o en un profesional del sector privado, que deberá ser titulado superior en ambos casos. 



Por lo que respecta a los recursos y bienes museísticos que contendrá el nuevo museo, estarán compuestos por los legados y las aportaciones públicas y privadas cedidas para su exposición que se integren en el mismo. Con especial interés no solo de embarcaciones tradicionales mallorquinas que se están perdiendo (principalmente llaüts, pasteras, gussis, bots y barques de bou) sino también de todo lo relacionado con la navegación (cartografía, diarios de a bordo, documentos e instrumentos y piezas y efectos navales de todo tipo relacionados con su pilotaje) y con su patrimonio histórico (pinturas, acuarelas, maquetas, fotografías, libros y ropa).



Todo ello relacionado no solo con la marina tradicional, sino también con la mercante y la pesquera. Entre sus proyecto está salvar y restaurar las 16 embarcaciones rescatadas por la Asociación de Amigos del Museo Marítimo y conservadas en las cuevas del Castell de Bellver. Así como inventariar todas las barcas antiguas existentes en los puertos de Mallorca merecedoras en la actualidad de protección. 



Manuel Gómez se mostró esperanzado con la constitución del consorcio y  espera que, en esta ocasión, el proyecto cuente con el apoyo debido. «Lo importante es tirar hacia adelante, que empecemos a sentar de una vez por todas las bases del museo, ya que nosotros, la Asociación, debemos hacerlo realidad y convencer a la sociedad que conservar nuestro patrimonio marítimo es una necesidad cultural, posiblemente la más urgente que tenemos hoy en Mallorca», señaló el presidente de la Asociación de Amigos del Museo Marítimo. Gómez destacó que el Consorcio supone un «paso de gigante», pues es la primera vez, desde hace muchos años, que «las administraciones públicas se unen al sector náutico, a las empresas náuticas, las marinas, los clubes y los usuarios náuticos, a favor de conservar nuestro patrimonio histórico marítimo».