HISTORIA, PATRIMONIO, LITERATURA

LITERATURA

Libros de aventuras para Sant Jordi

¿Qué les voy a contar que no sepan? Me chiflan las novelas de aventuras, pasar una tarde con Sandokán, Yáñez y el resto de Tigres de Mompracem no tiene precio.
DIEGO RIERA HEVIA

La literatura de  aventuras es fácil de definir; es aquella donde la acción lo ocupa todo, superando a veces al protagonista. Ritmo trepidante, misterio,  batallas en alta mar, mares lejanos que nunca visitaremos… Este tipo de novelas se suele considerar juvenil ya que no se profundiza demasiado en la sociedad que retrata. Si lo hace, estás leyendo a Jack London y puedes sentir el frío del Yukon. Si además hay buen perfil psicológico de los protagonistas, tienes entre las manos un novelón de Joseph Conrad.



Son fáciles de definir pero sus límites son difusos, pueden ser aventuras bélicas, de viajes o ciencia ficción, como 20.000 leguas de viaje submarino. Dos novelas de aventuras autobiográficas son Años salvajes de W. Finnegan (Libros del Asteroide), que relata la vida de este periodista y su relación con el surf por medio mundo –ojo le dieron el Pulitzer por este libro- y Rodamons de la mar, de C. Allcard (Viena Edicions), con otra media vuelta al mundo a bordo de un mercante báltico de más de 20 metros que actualmente es el Ciutat de Badalona.



Un tercer libro biográfico es Remando como un solo hombre de Daniel James Brown (Nórdica), con suficiente aventura –ganar una medalla de oro en Berlín en el 36, debió tener su mérito- pero que si miramos en las librerías está clasificado como historia, deportes o segunda guerra mundial. Un librazo, querrán recuperar el remo en nuestras islas, es más, ¡debemos recuperarlo ya!



En Rodamons citan un libro que Arturo Pérez Reverte recomienda cada vez que le preguntan, El enigma de las arenas de R. E. Childers (Edhasa), lo que parece un tranquilo crucero por el Báltico para cazar patos es una novela de aventuras y espionaje de quitarse el sombrero, y hasta aquí puedo leer.



Otra recomendación de don Arturo es Mar cruel de N. Monstserrat (El Aleph), segunda guerra mundial, submarinos alemanes, corbetas inglesas y un Atlántico que tira para atrás.



He empezado con Jack London y con él acabo estas recomendaciones para Sant Jordi. Siete cuentos de la patrulla pesquera y otros relatos (Alianza editorial). Aventura, veleros, enfrentamientos, tempestades y acción para leer en la cubierta de nuestro barco, con la garantía que ofrece uno de los más grandes escritores de la literatura de aventuras.