SECTOR NÁUTICO

SEGURIDAD

Un náufrago permanece dos horas agarrado a un cubo en alta mar

El velero Vijonara localizó al hombre, que se había caído de un catamarán que cubría la ruta Ibiza-Cagliari sin llevar el chaleco salvavidas, en aguas argelinas. Salvamento Marítimo coordinó el rescate desde Palma
JOSÉ LUIS MIRÓ

Cayó por la borda mientras baldeaba la cubierta de un catamarán sin llevar puesto el chaleco y permaneció al menos dos horas en alta mar hasta que fue rescatado por el superyate Vijonara, que participaba en su búsqueda a requerimiento de Salvamento Marítimo. El tripulante, que se encuentra en buen estado, salvó la vida gracias a que pudo mantenerse a flote agarrado a un cubo. Su localización, 70 millas al sudeste de Menorca, fue “lo más parecido a un milagro”, en palabras de uno de los responsables del operativo de rescate. Estaba en medio de la nada.



El suceso ocurrió ayer al mediodía. Salvamento Marítimo recibió el aviso de que se había producido un caso de hombre al agua a través del mensaje de una embarcación llamada Anastasia, que a su vez se hacía eco del ‘mayday’ enviado por el catamarán Aries, en ruta de Ibiza a Cagliari. La tripulación reparó en la ausencia del náufrago después de varias horas sin que nadie lo hubiera visto; tras buscarlo por todo el barco, decidió informar a las autoridades y regresar tras su estela para intentar localizarlo.



La comunicación era “muy mala”, según Salvamento, que movilizó a dos helicópteros y a la embarcación Marta Mata. También solicitó la colaboración de los mercantes y yates que estuvieran navegando en la posición estimada del náufrago. Uno de esos barcos era el Vijonara, un velero de 42 metros, que a las 14.30 horas comunicó que había encontrado al náufrago en buen estado, aunque con síntomas leves de hipotermia, y que procedía a trasladarlo al Aries para que pudiera seguir con su travesía.



El hallazgo se produjo en aguas argelinas, cuyos servicios de emergencias, al igual que los de Francia, estaban al corriente de lo sucedido, si bien no llegaron a intervenir directamente en el rescate, coordinado por el centro de Salvamento Marítimo de Palma.



Según han explicado fuentes del operativo, fue “providencial” que, en su caída, el náufrago permaneciera agarrado al balde, lo que le permitió mantener la flotabilidad durante las dos horas que estuvo en el agua.



Los expertos en rescates marítimos recalcan la necesidad de llevar puesto siempre el chaleco salvavidas cuando se realizan trabajos en cubierta, incluso en días de calma. A falta de recabar más información sobre el suceso del Aries, parece ser que el tripulante rescatado cayó mientras el resto de la tripulación estaba en la cabina.