SECTOR NÁUTICO

PERSONAJE

Una ingeniera naval para megayates

Mónica del Toro Sánchez (Madrid, 1974) es ingeniera naval y oceánica por la Universidad Politécnica de Madrid y cofundadora de Atlante, una consultoría en ingeniería marina radicada en Palma
EMPAR ISABEL BOSCH

Con 15 años de experiencia,  a la vanguardia de los estudios marinos mediante la creación de software a medida para cada yate, la empresa que del Toro comparte con su marido, el también ingeniero naval Francisco Pelluz, atiende clientes procedentes de todo el mundo y considera que iniciativas como la suya constituyen  un atractivo más para el turismo náutico de Palma. Explica que el de los grandes yates es un sector complejo, sobre todo, por la  diversidad y multiplicidad de los sistemas de a bordo: 

«Hemos desarrollado un sistema de diagnosis al que hemos denominado AMI 3.0 (Atlante Marine Inspection Unit), que nos permite monitorizar en tiempo real y en condiciones reales. Podemos diagnosticar un problema de manera rápida y eficiente. A partir de una inspección inicial, creamos y definimos un software específico y, durante las pruebas de mar, analizamos su comportamiento y su interacción con el resto de sistemas».

Dice que empezó a trabajar con buques mercantes, que le entusiasman,  y que,  cuando la caída de la construcción naval en España, se decantó por proyectos aeronáuticos.  Entre otros, ha ejercido como responsable del protocolo de mantenimiento preventivo de los submarinos S80 en el Arsenal de Cartagena para la Armada española y,  como profesora asociada al departamento de Ciencia e Ingeniería Náutica, ha impartido las asignaturas de Propulsores y Teoría del Buque en la Universidad Politécnica de Catalunya.  También, como responsable de ingeniería, ha realizado el  cálculo de estructuras por elementos finitos para la fragata F100 de la Armada española y la F310 de la Armada noruega y estuvo pensando en opositar para militar pero, finalmente, descartó la opción. 

Cuando el atentado del 11M en Madrid residía muy cerca de la estación de Atocha y recuerda la explosión, el caos, los helicópteros y las personas heridas y ahora valora la calidad de vida que le ofrece la isla de Mallorca. 

Asume retos con facilidad y, mientras cursa el Programa Avanzado de Dirección General (PADG) en el Instituto de Empresa (IE–Business School), apuesta por ampliar la formación específica para profesionales que imparte la empresa de la que es cofundadora: “Tenemos mucho potencial, una experiencia enorme y un personal muy formado”. El verano pasado se estrenaron como centro oficial de los cursos de formación de IDEA (Yacht Management Software), un programa informático desarrollado por el grupo SPECTEC que permite controlar el mantenimiento de la embarcación dentro del sector de los superyates. 

De niña, Del Toro practicaba natación en su ciudad natal, donde obtuvo su experiencia primera con la dinámica del agua. Compitió con el Club Náutico Moscardó hasta ingresar en la universidad porque los horarios de clases y los de los entrenos resultaron incompatibles.  Probó el aeróbic pero, dice, “no era para mí”. De entonces conserva el espíritu competitivo con el que acaba de obtener el tercer puesto en las pruebas de relevos de la Triatlón de Palma, disputada el pasado mes de septiembre, aunque confiesa que el triunfo fue inesperado. Es, además,  cinturón negro Tercer Dan de kárate Shito Riu.