SECTOR NÁUTICO

ESCALA

El espectacular Shtandart escapa del frío navegando por Baleares

El barco escuela de origen ruso ha visitado las instalaciones de Marina Ibiza y Marina Palma Cuarentena como parte de su travesía por el Mediterráneo.
M.P.

No hay curioso que se le resista. Su maravillosa estética acaparó la atención de niños y adultos que se detuvieron para admirar la belleza en cada una de las velas, cabos, y detalles tallados en la madera que recrean a la perfección al primer barco de guerra ruso botado en el año 1703. Le rodea un halo poderoso que tiene la capacidad de retrotraernos tres siglos permitiéndonos visualizarlo en alguna de sus guerras.



Esta réplica navega pacíficamente alrededor del mundo como buque escuela permitiendo que personas aficionadas a la náutica, con y sin experiencia y de todo el mundo, puedan vivir la aventura de navegar como si se hallaran en el siglo XVIII.



Su actual capitán, Vladimir Martus fue el encargado de llevar adelante el proyecto de reconstrucción de Shtandart, en el cuál participó activamente talando árboles, cortando láminas, lijando y barnizando. Sus 34,5 metros de eslora y 6,9 metros de manga fueron construidos a mano, tal y como se hizo en aquel entonces, siendo la madera el material predominante y 30 toneladas de acero que le aportan una gran estabilidad al barco.



Tardaron dos años para armar el esqueleto y otros cuatro para montar el casco y la gran cantidad de detalles que posee. Hay una historia detrás de cada objeto, pues cada una de las personas que colaboró en su reconstrucción lo hizo por amor al arte después de su jornada de trabajo o de estudio. Así, para honrar sus labores, los talladores de madera han plasmado sus propios rostros en algunos de los ornamentos, mientras que el resto de colaboradores ha dejado su huella en cada mano de pintura, de barniz, en cada clavo o cabo que se aprecia en el barco.



Desde que fuera botado en el año 2000, ha navegado lo que equivale a siete vueltas al mundo. Cuenta con cinco tripulantes fijos: el capitán, un ingeniero y tres marineros, pudiendo llegar incluso a 25 tripulantes, contando a los aprendices que participan en todas las actividades que se desarrollan a bordo, limpieza de la cubierta, arreglar desperfectos, cocinar, ordenar, etc.



Para vivir la experiencia de navegar en esta magnífica fragata, sólo hace falta tener ganas de aventura y contactar con la embarcación directamente desde su página web https://www.shtandart.ru/es/