MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE

Sólo las autoridades marinas podrán multar por fondear sobre posidonia

El director general de Espacios Naturales y Biodiversidad, Miguel Mir, expondrá el decreto de la posidonia a los navegantes hoy lunes en el RCNP
Pepe Quiroga

El nuevo régimen sancionador de la Conselleria de Medio Ambiente a las embarcaciones que fondean sobre posidonia será de notificación in situ a los transgresores, sean estos de la nacionalidad que sean, sin obligación de pago económico alguno en  el acto y que, tras el curso administrativo correspondiente, su resolución será comunicada a los usuarios. En caso de impago de la multa, la sanción se transmitirá a la Agencia Tributaria para su cobro.



El director general de Espacios Naturales y Biodiversidad, Miguel Mir, aseguró en declaraciones a Gaceta Náutica que las notificaciones oficiales a los usuarios soólo podrán hacerlas autoridades marinas: los agentes de la Conselleria de Medio Ambiente, los agentes del Seprona o la Guardia Civil del Mar, agentes del Departamento de Costas o de las Capitanías Marítimas.



De esta forma, el director general avisó que no se debía confundir a estos agentes oficiales con el personal civil contratado por las concesionarias de los campos de fondeo controlado, que solo están autorizados a tareas informativas y de ayuda a las maniobras de fondeo.



También advirtió de que las notificaciones de los agentes deben ir acompañadas de fotografías de la embarcación sancionada, la extensión de pradera invadida y longitud de la cadena de anclaje. Todo ello para dejar constancia grafica de la infracción de cara a posibles recursos.



Miguel Mir aclaró que este nuevo régimen sancionador no procede del Decreto sobre Protección de la Posidonia, que actualmente está en fase de estudio de las alegaciones presentadas, y cuya aprobación el director general espera que no se demore aunque no se atrevió a adelantar una fecha precisa.



El régimen sancionador se basa en leyes ya existentes, la estatal de 2007 y la autonómica de 2005, y, según Mir, la Conselleria solo se ha limitado a actualizar y dar proporcionalidad a las cantidades incluidas en el Decreto.



La norma contempla multas de entre 100 y 6.000 euros por infracciones leves, hasta 100.000 euros por las graves y un máximo de 450.000 euros para las consideradas muy graves. En todo caso, Mir destacó que las infracciones son pocas ya que las embarcaciones de vigilancia asistieron el año pasado a un total de 6.678 barcos en todo el archipiélago balear con una baja cifra de expedientes sancionadores.



El director general también adelantó a Gaceta Náutica que el interés de la Conselleria es cumplir con el objetivo europeo de conservar la posidonia y de mantener una buena relación  con los usuarios náuticos, a los que tiene la intención de exponer el decreto de la posidonia hoy lunes, a las 19.30 horas, en el RCN Palma.



Mir reconoció también que la gran mayoría de navegantes saben de sobra  que fondear en una pradera de esta planta protegida, no solo no está bien, sino que no es buen fondo para anclar sus barcos.