APAREJO DE FORTUNA

 

Brexit... ¿y ahora qué?

Jaime Darder
El Reino Unido abandona la Unión Europea y esto tendrá consecuencias, algunas de ellas en el sector náutico. Por aquí abundan las banderas británicas y multitud de empresas constituidas por británicos, desde firmas de brokerage hasta mantenimiento ochárter.

Basta dar un paseo por STP (si le dejan a uno entrar) y automáticamente parece que hayas pasado la barrera de Gibraltar pues con un simple paso te internas en un territorio donde el idioma oficial es el inglés, aunque sin el peculiar acento de los llanitos. ¿Qué pasará ahora con todos estos barcos, empresas y personas?, ¿cómo les afectará el Brexit? Pues nada o mucho, según se mire. Con ello quiero decir que no se irán, o no tienen por qué, aunque sí cambiarán sus circunstancias. En estas líneas intentaré analizar cuáles serán esos cambios de un modo lo menos aburrido posible y suponiendo que se produzca un «Brexit radical», es decir, desconexión absoluta, sin pactos para mitigar sus consecuencias.



EMPRESAS. En primer lugar tenemos las empresas, normalmente sociedades constituidas en España. Es decir, son propiedad de ciudadanos británicos pero son empresas españolas por lo que en nada les afectaría el Brexit, salvo que se prohibiese que un ciudadano extracomunitario pueda ser administrador de una sociedad española, algo que es altamente improbable.



PERSONAS. Puesto que las empresas y los barcos son tripulados por personas, hablemos de los británicos que dejarán de ser ciudadanos comunitarios. Los residentes en España de forma oficial no perderán esa condición de residente, aunque posiblemente vean endurecidas las condiciones de renovación de la misma, más exigentes para los extracomunitarios. Los no residentes verán acortados los períodos máximos de estancia, la exigencia de visados para entrar en territorio de la UE y todas las trabas habituales que se encuentran los no comunitarios para visitar Europa. Esto no es precisamente baladí, pues no son inhabituales los casos de chárter ilegal o actividades de “mantenimiento” prestadas de forma irregular, sin pagar impuestos o sin contar con la necesaria formación.



Algunos ciudadanos británicos no son ajenos a estas actividades como no lo son los de otras nacionalidades, incluida la nuestra. Es posible, sólo posible, que este tipo de actividades sea más difícil de realizar tras el Brexit, dado que se endurecerán las condiciones para permanecer en nuestro territorio para ciudadanos británicos no residentes y será más difícil para ellos obtener la residencia legal en España. Así, tal vez algunos de estos personajes que conculcan habitualmente nuestras leyes, se vean forzados a irse de aquí y dejar de hacer competencia desleal a los que ejercen legalmente su actividad. También puede que sea más difícil encontrar personal cualificado para trabajar en empresas náuticas y tripulaciones para embarcaciones y buques de recreo, no porque los británicos sean mejores, sino porque al serles más difícil permanecer entre nosotros su número podría disminuir, lo que simplemente hará que haya menos candidatos si este contingente se ve muy reducido como consecuencia del Brexit, especialmente si se aplican cupos para el ingreso a la UE de trabajadores extracomunitarios.



BARCOS. Sólo nos queda analizar brevemente lo que puede ocurrir con los barcos de bandera británica. En primer lugar, todos ellos, ya sean o no de chárter, pasarán a tener la consideración de extracomunitarios y, por tanto, quedarán sujetos al régimen de importación temporal y obligados a salir de aguas comunitarias al menos por un día cada 18 meses. Ello no complica la vida a los grandes barcos con tripulaciones profesionales que se pasan la vida entre el Mediterráneo y el Caribe, pero sí dificultará la tenencia de embarcaciones menores, todas esas lanchas y veleros de pequeña y mediana eslora sin tripulación profesional, puesto que para ellos no será tan fácil salir de aguas comunitarias.



Las alternativas obvias son el norte de África y Gibraltar, la primera opción digamos que, hoy por hoy, no es muy ilusionante, la segunda cae un poco lejos para un barco pequeño. Tal vez estemos ante la aparición de una nueva oportunidad de negocio para los patrones y veamos surgir la figura del “sacador de barcos” para cumplir con las exigencias del régimen de importación temporal. Por otra parte, y esta no es una consecuencia menor, las autoridades aduaneras podrían considerar que todos los barcos abanderados en el Reino Unido han sido exportados fuera de la UE y, por tanto, podrían perder su condición de barcos con IVA pagado.



Esto no sólo puede ser un palo tremendo para armadores extranjeros de barcos británicos, sino también para los españoles que sean armadores de un barco que navegue bajo la bandera de la “Pérfida Albión”, que podría pasar de ser beneficiosa a problemática por motivos fiscales. Según comentarios que hemos recibido de algunos de nuestros colaboradores en el resto de Europa, algunos departamentos aduaneros (léase Garda di Finanza y Douanes Françaises) están afilando las espadas y me atrevería a decir que nuestras Aduanas también. Lo que sí puede ser beneficioso para el sector náutico es que, al convertirse los barcos británicos en extracomunitarios y, por tanto, ser más difícil su permanencia en nuestras aguas (tanto la de los barcos como de sus propietarios) veamos un descenso en la actividad de chárter ilegal que pueda estar realizándose bajo pabellón inglés, aunque eso es difícil de cuantificar. Lógicamente, este análisis carecerá de sentido alguno si el Reino Unido, que tiene políticos y funcionarios muy hábiles a la hora de negociar cosas, consigue condiciones ventajosas de índole fiscal o administrativa al hacer efectivo el Brexit.



OPINIÓN

Un parche para Formentera

Hace tiempo escribí «bobos motorizados», arremetiendo contra quienes se dedican a navegar a alta velocidad cerca de embarcaciones fondeadas, con el peligro que ello supone para sus ocupantes.

 

Motivos para el cabreo

He intentado escribir un artículo ligero o anecdótico, pero las cosas que veo en la mar me lo impiden

MEDIO AMBIENTE

¿Traidores o bipolares?

Hoy vengo con la gorra de navegante, recién incorporado (una vez más) a la junta directiva de la Asociación de Navegantes de Recreo (Anavre) como coordinador de Baleares. Ya es que no soy un apache, porque, en tal caso, además iría con pinturas de guerra y profiriendo alaridos capaces de helar la sangre a cualquier incauto rostro pálido.


 

Esto no es serio, ¿o sí?

"El Mediterráneo, cuando se cabrea, tiene malas bromas y ustedes sólo se preocupan de Ports IB a la hora de renegociar los cánones de los puertos de gestión indirecta"


ASESOR JURÍDICO

Ni se le ocurra alquilar su barco como vivienda vacacional

Mucho ojo, porque si está matriculado en lista séptima (uso privado sin ánimo de lucro), le puede caer una multa de más del doble de su valor de mercado


 

Sombrillas y megayates

Domingo de agosto, la familia Cebolleta llega a la playa equipada de la parafernalia habitual: sombrillas, toallas, mini iglús de esos para echarse la siesta a la sombra, nevera, fiambrera y demás. Desfilan disciplinadamente hasta «su parcela», localizada por el benjamín de la familia en funciones de explorador, con la idea de pasar un estupendo día de verano. Se instalan ocupando la «parcelita» con toallas, sombrillas, etc… y hacen precisamente eso, disfrutar del día.

 

Bengalas, heces y otras sandeces

Este mes de agosto no he tenido vacaciones, he permanecido a los mandos de mi mesa de despacho, algo que ya viene siendo una mala costumbre en verano. Si nada falla, cuando ustedes lean este artículo, yo estaré pasando unos días en Formentera gracias a la regata Palma-Formentera-Palma, en la que participaré a bordo del Bulla-Nautiservice.

 

Fallece Philippe Jean Loubet “Pipe”, ex-delegado de Anavre en Mallorca

Philippe, Pipe para los amigos, fue socio fundador de Anavre y delegado de la Asociación en Mallorca y coordinador para Baleares, además de un experimentado navegante con decenas de miles de millas a sus espaldas, tanto como profesional como en navegación de crucero.

 

Una PalmaVela muy especial para mí

Para empezar, ha sido especial porque he podido participar, otros años no podía hacerlo por coincidir con el Salón Náutico, así que o estaba en el stand de Anavre o, estos últimos, en el de Nautiservice.

 

Asociaciones de navegantes

A raíz de mi reciente nombramiento como Delegado para Mallorca de ANAVRE (Asociación de Navegantes de Recreo), una de las pocas asociaciones usuarios de náutica de ámbito nacional en España, me preguntaba si realmente el asociacionismo sirve para algo en el ámbito de la náutica de recreo.

 

Se han golpeado la cabeza

O bien se han dado cuenta de que así no se puede continuar tras meses, años, en que el sector náutico y los navegantes no hacemos más que reclamar un trato justo por parte de la Administración o, al menos, que sean conscientes de que navegando no hacemos daño a nadie y de que el mar es vital para nosotros, surge un rayo de luz, tal vez incluso de esperanza.

 

Ecologistas con sentido común

Quienes me leen ya sea en prensa escrita o en redes sociales conocen mi opinión acerca de los llamados «ecolojetas», es decir, quienes no hacen más que pregonar el fin del mundo y la vida en nuestro planeta y, al final, lo que pretenden son cosas como, por ejemplo, forrarse montando una asesoría de fondeos, cobrar por fondear en arena para «proteger la posidonia», o montarse un lobby con estructura empresarial y vivir de narices… Unos golfos que se amparan en la tan manida «corrección política» para vivir a costa nuestra.

 

Pobretones, fuera del agua

Si no eres rico, ¿qué puñetas haces navegando? Eso es lo que deben pensar nuestras autoridades locales, autonómicas y estatales… cada día estoy más seguro.

 

La tardía promesa del señor Rodríguez Valero

6:00 HRB, hemos recorrido 76 millas en seis horas y estamos a otras 70 de Cabo Verde a bordo del Ocean Phoenix. Gracias a nuestro sistema de voto por correo no pude emitir el mío en las elecciones del 20 de diciembre, pero no dejo de pensar en la situación política de nuestro país y la desvergüenza de quienes nos gobiernan, sean del color que sean, cuando de captar votos se trata. Si no estoy enfadado es porque estoy donde estoy, no porque no tenga motivos.

 

Ocean Phoenix, sueño hecho realidad

Vivir tu sueño y hacer realidad los de otros suena a mito, pero hay tipos que lo consiguen y encima logran que te lo pases bomba ayudándoles. Es el caso de mi cliente y hoy amigo Juan Luis Serra, un tipo majo como pocos y por cuyas venas no corre sangre, sino agua salada. A finales del pasado mes de junio me llamó, necesitaba asesoría en la compra de un velero…


 

Retenido en puerto

Esta es la historia de un jubilado francés que fue retenido por ¡darse a la fuga a vela! tras una colisión con un pesquero y cuyos derechos más elementales fueron conculcados de manera flagrante por las autoridades españolas


 

Carroñeros a la vista

El pasado 18 de agosto leí con estupor un artículo publicado en el diario Información de Alicante en el que se afirmaba que la falta de mantenimiento podía ser la causa de muchos de los siniestros que están sufriendo las embarcaciones de recreo este verano. El estupor no lo produjo algo que es obvio, sino que la fuente de tal afirmación eran las empresas del sector y Salvamento Marítimo.

 

Los bobos motorizados

Estás fondeado, disfrutando de un precioso día de mar con tus amigos, novia, novio, mujer, familia, da igual. Sol, musiquita, aperitivo, brisita, mar plano, tranquilidad. Súbitamente el barco se convierte en una coctelera. ¡Sálvese quien pueda! Bebidas derramándose, platos corriendo, alguna caída...

 

Una de puertos

Cuando supe que la náutica de recreo generó en 2014 el 46% de los ingresos de la APB se confirmó algo que era un secreto a voces. El sector más importante en los puertos no son los cruceros, ni los pescadores, ni los cargueros.