APAREJO DE FORTUNA

 

Bengalas, heces y otras sandeces

Jaime Darder
Este mes de agosto no he tenido vacaciones, he permanecido a los mandos de mi mesa de despacho, algo que ya viene siendo una mala costumbre en verano. Si nada falla, cuando ustedes lean este artículo, yo estaré pasando unos días en Formentera gracias a la regata Palma-Formentera-Palma, en la que participaré a bordo del Bulla-Nautiservice.

La ventaja de currar en agosto es que, a tu pesar, te enteras de noticias que de otro modo ignoraría. Quiero comentar dos de ellas.



La primera es el incendio de Espalmador provocado por un italiano que, supongo que ebrio de felicidad por hallarse en tan idílico paraje, no tuvo otra genial idea que lanzar una bengala. El artefacto pirotécnico aterrizó sobre la isla y provocó un incendio. Detenidos el sin par marino y el capitán del barco, alegaron que estaban realizando un curso de seguridad. Tal y como estaba redactada la noticia, llamaban la atención dos cosas.



La primera es que de una tripulación de ocho personas, sólo había dos a bordo, el capi y el ínclito tripulante; la segunda es que parece que se trataba del segundo día de un chárter, cuando normalmente el briefing de seguridad debe tener lugar al embarque.



Obviando cuestiones como lo de si era un chárter, qué bandera tenía el barco, si tenía licencia o si estaba despachado para chárter con tripulación, extremos que supongo verificará la justicia; me llama la atención que en pleno siglo XXI se nos siga obligando por parte de la Dirección General de la Marina Mercante y autoridades marítimas a llevar a bordo explosivos. Sí, explosivos, porque eso es lo que son las bengalas pirotécnicas (todos sabemos que, si no nos las recogen en los puntos de venta hay que entregar las bengalas caducadas en la intervención de armas de la Benemérita).



Y me lo pregunto porque actualmente existen bengalas láser y lumínicas en el mercado que, no sólo obvian la necesidad de llevar explosivos a bordo, sino que también evitan la posibilidad de quemaduras y lesiones por explosión accidental. Además, en los últimos años Anavre, en colaboración con el SAR, ha realizado ensayos de este tipo de dispositivos en diversas condiciones meteorológicas y el resultado ha sido espectacular, pues su visibilidad era mayor que las de las bengalas y, además, al basarse en haces lumínicos y no en cohetes que arrastra el viento, permitían determinar la localización exacta del náufrago.



Sin embargo, y esto no es patrimonio de nuestras autoridades, impera la miopía y se nos obliga a llevar a bordo artefactos explosivos y, si por casualidad los llevamos caducados a bordo, la multa es escandalosa, igual que si no los llevamos.



Resumiendo, la tendencia imperante de las autoridades marítimas a ignorar avances tecnológicos puede ser responsable, además de la ya mencionada felicidad, de que tengamos ahora un paraíso arrasado en un 70% por un incendio provocado por un irresponsable que tenía la posibilidad de manipular un artefacto explosivo e incendiario que jamás debería haber estado a bordo de un barco.



Pero el artículo en el que se daba cuenta del suceso, haciendo gala del conocimiento de la navegación usual en las crónicas de sucesos, mezclaba churras con merinas, hablando de cientos de barcos fondeados a diario en Espalmador (¿tanto les cuesta saber que ahí el fondeo está limitado mediante un campo de boyas gestionado por nuestro intrépido Govern que sigue viviendo de espaldas al mar?) y de la presión que la náutica deportiva ejerce sobre los ecosistemas, etc….



La segunda noticia es que este verano el agua en nuestras costas huele mal. La Bahía de Alcudia huele mal, la de Palma también, se ha producido un vertido tremendo de aguas fecales en S’Albufera. Pero no sólo ocurre aquí, también en el Mar Menor y otros sitios de las costas españolas. La causa es que los sistemas de depuración son una mierda y, como tal, llenan el mar de mierda.



Pero la primera «solución» que se les ocurre a todos es limitar fondeos y echar la culpa a los navegantes, eso por no mencionar a los cachondos de un partido que lleva una S en sus siglas y en algún momento fue obrero quienes, en Valencia, no han tenido otra ocurrencia que proponer la prohibición de la navegación recreativa en el Mar Menor para evitar que sigan contaminando las aguas. A estos no se les ha ocurrido que igual huele mal porque sus depuradoras no dejan de tirar mierda al mar. Como las nuestras, y nuestro Govern no ha hecho nada, ni este ni los anteriores.



Ah, sí, los nuestros han lanzado una campaña publicitaria dando la bienvenida al «turismo sostenible» pero no se les ha ocurrido, después de más de un año en el gobierno, gastar ni un céntimo en arreglar las depuradoras, emisarios y «merderas».



Y también dan mucho bombo a un tal Sanfelix que afirma que en un solo día y con una única inmersión ha podido determinar que el fondeo se ha cargado 200 hectáreas de posidonia en la costa ibicenca. Vamos, que en un día este machote se ha buceado dos millones de metros cuadrados, es decir, 200 campos de fútbol. Entretanto, los criminalizados navegantes seguimos soportando bengalas, heces y otras sandeces.



OPINIÓN

Un parche para Formentera

Hace tiempo escribí «bobos motorizados», arremetiendo contra quienes se dedican a navegar a alta velocidad cerca de embarcaciones fondeadas, con el peligro que ello supone para sus ocupantes.

 

Motivos para el cabreo

He intentado escribir un artículo ligero o anecdótico, pero las cosas que veo en la mar me lo impiden

MEDIO AMBIENTE

¿Traidores o bipolares?

Hoy vengo con la gorra de navegante, recién incorporado (una vez más) a la junta directiva de la Asociación de Navegantes de Recreo (Anavre) como coordinador de Baleares. Ya es que no soy un apache, porque, en tal caso, además iría con pinturas de guerra y profiriendo alaridos capaces de helar la sangre a cualquier incauto rostro pálido.


 

Esto no es serio, ¿o sí?

"El Mediterráneo, cuando se cabrea, tiene malas bromas y ustedes sólo se preocupan de Ports IB a la hora de renegociar los cánones de los puertos de gestión indirecta"


ASESOR JURÍDICO

Ni se le ocurra alquilar su barco como vivienda vacacional

Mucho ojo, porque si está matriculado en lista séptima (uso privado sin ánimo de lucro), le puede caer una multa de más del doble de su valor de mercado


 

Sombrillas y megayates

Domingo de agosto, la familia Cebolleta llega a la playa equipada de la parafernalia habitual: sombrillas, toallas, mini iglús de esos para echarse la siesta a la sombra, nevera, fiambrera y demás. Desfilan disciplinadamente hasta «su parcela», localizada por el benjamín de la familia en funciones de explorador, con la idea de pasar un estupendo día de verano. Se instalan ocupando la «parcelita» con toallas, sombrillas, etc… y hacen precisamente eso, disfrutar del día.

 

Brexit... ¿y ahora qué?

El Reino Unido abandona la Unión Europea y esto tendrá consecuencias, algunas de ellas en el sector náutico. Por aquí abundan las banderas británicas y multitud de empresas constituidas por británicos, desde firmas de brokerage hasta mantenimiento ochárter.


 

Fallece Philippe Jean Loubet “Pipe”, ex-delegado de Anavre en Mallorca

Philippe, Pipe para los amigos, fue socio fundador de Anavre y delegado de la Asociación en Mallorca y coordinador para Baleares, además de un experimentado navegante con decenas de miles de millas a sus espaldas, tanto como profesional como en navegación de crucero.

 

Una PalmaVela muy especial para mí

Para empezar, ha sido especial porque he podido participar, otros años no podía hacerlo por coincidir con el Salón Náutico, así que o estaba en el stand de Anavre o, estos últimos, en el de Nautiservice.

 

Asociaciones de navegantes

A raíz de mi reciente nombramiento como Delegado para Mallorca de ANAVRE (Asociación de Navegantes de Recreo), una de las pocas asociaciones usuarios de náutica de ámbito nacional en España, me preguntaba si realmente el asociacionismo sirve para algo en el ámbito de la náutica de recreo.

 

Se han golpeado la cabeza

O bien se han dado cuenta de que así no se puede continuar tras meses, años, en que el sector náutico y los navegantes no hacemos más que reclamar un trato justo por parte de la Administración o, al menos, que sean conscientes de que navegando no hacemos daño a nadie y de que el mar es vital para nosotros, surge un rayo de luz, tal vez incluso de esperanza.

 

Ecologistas con sentido común

Quienes me leen ya sea en prensa escrita o en redes sociales conocen mi opinión acerca de los llamados «ecolojetas», es decir, quienes no hacen más que pregonar el fin del mundo y la vida en nuestro planeta y, al final, lo que pretenden son cosas como, por ejemplo, forrarse montando una asesoría de fondeos, cobrar por fondear en arena para «proteger la posidonia», o montarse un lobby con estructura empresarial y vivir de narices… Unos golfos que se amparan en la tan manida «corrección política» para vivir a costa nuestra.

 

Pobretones, fuera del agua

Si no eres rico, ¿qué puñetas haces navegando? Eso es lo que deben pensar nuestras autoridades locales, autonómicas y estatales… cada día estoy más seguro.

 

La tardía promesa del señor Rodríguez Valero

6:00 HRB, hemos recorrido 76 millas en seis horas y estamos a otras 70 de Cabo Verde a bordo del Ocean Phoenix. Gracias a nuestro sistema de voto por correo no pude emitir el mío en las elecciones del 20 de diciembre, pero no dejo de pensar en la situación política de nuestro país y la desvergüenza de quienes nos gobiernan, sean del color que sean, cuando de captar votos se trata. Si no estoy enfadado es porque estoy donde estoy, no porque no tenga motivos.

 

Ocean Phoenix, sueño hecho realidad

Vivir tu sueño y hacer realidad los de otros suena a mito, pero hay tipos que lo consiguen y encima logran que te lo pases bomba ayudándoles. Es el caso de mi cliente y hoy amigo Juan Luis Serra, un tipo majo como pocos y por cuyas venas no corre sangre, sino agua salada. A finales del pasado mes de junio me llamó, necesitaba asesoría en la compra de un velero…


 

Retenido en puerto

Esta es la historia de un jubilado francés que fue retenido por ¡darse a la fuga a vela! tras una colisión con un pesquero y cuyos derechos más elementales fueron conculcados de manera flagrante por las autoridades españolas


 

Carroñeros a la vista

El pasado 18 de agosto leí con estupor un artículo publicado en el diario Información de Alicante en el que se afirmaba que la falta de mantenimiento podía ser la causa de muchos de los siniestros que están sufriendo las embarcaciones de recreo este verano. El estupor no lo produjo algo que es obvio, sino que la fuente de tal afirmación eran las empresas del sector y Salvamento Marítimo.

 

Los bobos motorizados

Estás fondeado, disfrutando de un precioso día de mar con tus amigos, novia, novio, mujer, familia, da igual. Sol, musiquita, aperitivo, brisita, mar plano, tranquilidad. Súbitamente el barco se convierte en una coctelera. ¡Sálvese quien pueda! Bebidas derramándose, platos corriendo, alguna caída...

 

Una de puertos

Cuando supe que la náutica de recreo generó en 2014 el 46% de los ingresos de la APB se confirmó algo que era un secreto a voces. El sector más importante en los puertos no son los cruceros, ni los pescadores, ni los cargueros.