APAREJO DE FORTUNA

 

Los bobos motorizados

M.P.
Estás fondeado, disfrutando de un precioso día de mar con tus amigos, novia, novio, mujer, familia, da igual. Sol, musiquita, aperitivo, brisita, mar plano, tranquilidad. Súbitamente el barco se convierte en una coctelera. ¡Sálvese quien pueda! Bebidas derramándose, platos corriendo, alguna caída...
Has sido víctima de un bobo motorizado, ese personaje que maneja un barco con motores de gran potencia, pasa cerca de los barcos fondeados a 25 nudos y encima te mira convencido de que admiras su «peaso lancha» cuando en realidad tus ojos despiden llamaradas y estás deseando que se hunda. Esos idiotas, curiosamente, cuando están fondeados son los primeros en despotricar contra «los que hacen olas». Es la única especie en el mundo animal que no es capaz de identificarse con sus congéneres, que están igual de tarados.

A veces puede parecer casi gracioso, pero no lo es, por cosas de estas he visto huesos rotos, quemaduras, cortes a causa de cristales esparcidos por cubierta… Eso sin mencionar las manchas en la cubierta o tapicerías de cojines, sofás y asientos varios a bordo.


Y la Guardia Civil y Capitanías dando por saco para ver si llevas bengalas caducadas o la ITB pasada en vez de garantizar nuestra seguridad en el mar.

Curiosamente no hay una normativa específica que prohíba pasar a toda pastilla junto a un barco fondeado y convertirlo en una especie de tentetieso letal. Lo único parecido son las normativas de velocidad máxima en puerto o la prohibición de navegar por zonas de baño no balizadas a más de tres nudos.

Rizando el rizo podríamos aplicar la Ley de Puertos del Estado y la Marina Mercante cuando dice que son faltas muy graves contra la seguridad marítima «las acciones no comprendidas en los apartados anteriores que pongan en grave peligro la seguridad del buque o de la navegación».

Realmente nuestras autoridades marítimas tendrían que empezar a copiar a las de fuera y aplicar cosas tan tontas como la prohibición de navegar a más de siete nudos hasta una cierta distancia de la costa en la isla de Wight, o las americanas «no wake zones», zonas en las que, simplemente, no se puede «hacer olas». En esos sitios, si te pasas la norma por el arco del triunfo acabas ante un juez y la sanción puede ser espectacular.


Aquí, vas a Capitanía y te dicen «sin fotos y sin denuncia no podemos hacer nada» y lo jodido es que no pueden porque no hay normativa. Y no la hay porque en la Dirección General de la Marina Mercante (DGMM) siguen mirándose el ombligo en los despachos en vez de salir a navegar de vez en cuando y enterarse de qué diablos es lo que están regulando.


Señores de la DGMM, hagan algo para preservar la seguridad de los navegantes o disuélvanse, por favor.


OPINIÓN

Un parche para Formentera

Hace tiempo escribí «bobos motorizados», arremetiendo contra quienes se dedican a navegar a alta velocidad cerca de embarcaciones fondeadas, con el peligro que ello supone para sus ocupantes.

 

Motivos para el cabreo

He intentado escribir un artículo ligero o anecdótico, pero las cosas que veo en la mar me lo impiden

MEDIO AMBIENTE

¿Traidores o bipolares?

Hoy vengo con la gorra de navegante, recién incorporado (una vez más) a la junta directiva de la Asociación de Navegantes de Recreo (Anavre) como coordinador de Baleares. Ya es que no soy un apache, porque, en tal caso, además iría con pinturas de guerra y profiriendo alaridos capaces de helar la sangre a cualquier incauto rostro pálido.


 

Esto no es serio, ¿o sí?

"El Mediterráneo, cuando se cabrea, tiene malas bromas y ustedes sólo se preocupan de Ports IB a la hora de renegociar los cánones de los puertos de gestión indirecta"


ASESOR JURÍDICO

Ni se le ocurra alquilar su barco como vivienda vacacional

Mucho ojo, porque si está matriculado en lista séptima (uso privado sin ánimo de lucro), le puede caer una multa de más del doble de su valor de mercado


 

Sombrillas y megayates

Domingo de agosto, la familia Cebolleta llega a la playa equipada de la parafernalia habitual: sombrillas, toallas, mini iglús de esos para echarse la siesta a la sombra, nevera, fiambrera y demás. Desfilan disciplinadamente hasta «su parcela», localizada por el benjamín de la familia en funciones de explorador, con la idea de pasar un estupendo día de verano. Se instalan ocupando la «parcelita» con toallas, sombrillas, etc… y hacen precisamente eso, disfrutar del día.

 

Bengalas, heces y otras sandeces

Este mes de agosto no he tenido vacaciones, he permanecido a los mandos de mi mesa de despacho, algo que ya viene siendo una mala costumbre en verano. Si nada falla, cuando ustedes lean este artículo, yo estaré pasando unos días en Formentera gracias a la regata Palma-Formentera-Palma, en la que participaré a bordo del Bulla-Nautiservice.

 

Brexit... ¿y ahora qué?

El Reino Unido abandona la Unión Europea y esto tendrá consecuencias, algunas de ellas en el sector náutico. Por aquí abundan las banderas británicas y multitud de empresas constituidas por británicos, desde firmas de brokerage hasta mantenimiento ochárter.


 

Fallece Philippe Jean Loubet “Pipe”, ex-delegado de Anavre en Mallorca

Philippe, Pipe para los amigos, fue socio fundador de Anavre y delegado de la Asociación en Mallorca y coordinador para Baleares, además de un experimentado navegante con decenas de miles de millas a sus espaldas, tanto como profesional como en navegación de crucero.

 

Una PalmaVela muy especial para mí

Para empezar, ha sido especial porque he podido participar, otros años no podía hacerlo por coincidir con el Salón Náutico, así que o estaba en el stand de Anavre o, estos últimos, en el de Nautiservice.

 

Asociaciones de navegantes

A raíz de mi reciente nombramiento como Delegado para Mallorca de ANAVRE (Asociación de Navegantes de Recreo), una de las pocas asociaciones usuarios de náutica de ámbito nacional en España, me preguntaba si realmente el asociacionismo sirve para algo en el ámbito de la náutica de recreo.

 

Se han golpeado la cabeza

O bien se han dado cuenta de que así no se puede continuar tras meses, años, en que el sector náutico y los navegantes no hacemos más que reclamar un trato justo por parte de la Administración o, al menos, que sean conscientes de que navegando no hacemos daño a nadie y de que el mar es vital para nosotros, surge un rayo de luz, tal vez incluso de esperanza.

 

Ecologistas con sentido común

Quienes me leen ya sea en prensa escrita o en redes sociales conocen mi opinión acerca de los llamados «ecolojetas», es decir, quienes no hacen más que pregonar el fin del mundo y la vida en nuestro planeta y, al final, lo que pretenden son cosas como, por ejemplo, forrarse montando una asesoría de fondeos, cobrar por fondear en arena para «proteger la posidonia», o montarse un lobby con estructura empresarial y vivir de narices… Unos golfos que se amparan en la tan manida «corrección política» para vivir a costa nuestra.

 

Pobretones, fuera del agua

Si no eres rico, ¿qué puñetas haces navegando? Eso es lo que deben pensar nuestras autoridades locales, autonómicas y estatales… cada día estoy más seguro.

 

La tardía promesa del señor Rodríguez Valero

6:00 HRB, hemos recorrido 76 millas en seis horas y estamos a otras 70 de Cabo Verde a bordo del Ocean Phoenix. Gracias a nuestro sistema de voto por correo no pude emitir el mío en las elecciones del 20 de diciembre, pero no dejo de pensar en la situación política de nuestro país y la desvergüenza de quienes nos gobiernan, sean del color que sean, cuando de captar votos se trata. Si no estoy enfadado es porque estoy donde estoy, no porque no tenga motivos.

 

Ocean Phoenix, sueño hecho realidad

Vivir tu sueño y hacer realidad los de otros suena a mito, pero hay tipos que lo consiguen y encima logran que te lo pases bomba ayudándoles. Es el caso de mi cliente y hoy amigo Juan Luis Serra, un tipo majo como pocos y por cuyas venas no corre sangre, sino agua salada. A finales del pasado mes de junio me llamó, necesitaba asesoría en la compra de un velero…


 

Retenido en puerto

Esta es la historia de un jubilado francés que fue retenido por ¡darse a la fuga a vela! tras una colisión con un pesquero y cuyos derechos más elementales fueron conculcados de manera flagrante por las autoridades españolas


 

Carroñeros a la vista

El pasado 18 de agosto leí con estupor un artículo publicado en el diario Información de Alicante en el que se afirmaba que la falta de mantenimiento podía ser la causa de muchos de los siniestros que están sufriendo las embarcaciones de recreo este verano. El estupor no lo produjo algo que es obvio, sino que la fuente de tal afirmación eran las empresas del sector y Salvamento Marítimo.

 

Una de puertos

Cuando supe que la náutica de recreo generó en 2014 el 46% de los ingresos de la APB se confirmó algo que era un secreto a voces. El sector más importante en los puertos no son los cruceros, ni los pescadores, ni los cargueros.