MENSAJES EN BOTELLAS

ANÁLISIS

El ejemplo de la Asociación de Clubs Náuticos de Baleares

OSCAR SICHES
El autor pide a la entidad que representa a los náuticos que no afloje en su defensa de la náutica de recreo. "Están haciendo un trabajo excelente, y de la manera que hay que hacerlo. Esperemos que otros sigan el ejemplo".

Leo que la asamblea de los clubs náuticos de Baleares tuvo lugar ayer en Mao, y que su mensaje al Govern es cesar su campaña de demonización de los navegantes. Y me invade una tristeza y una frustración auténticas porque en ANADE, la asociación de marinas de Baleares, no supimos en su momento estar suficientemente unidos y a la altura, y llevar a cabo una estrategia coherente como lo hizo la asociación de clubs náuticos.



Los clubs y las marinas tienen como fundamental diferencia que unos -los clubs- son organizaciones sin fines de lucro y las llamadas marinas son sociedades comerciales que se lucran con el negocio, como cualquier otro. Además, los clubs tienen como principal finalidad promover los deportes náuticos, especialmente las escuelas de vela. Por ello se benefician de apoyos, alguna que otra subvención y beneficios fiscales (como pagar menos canon cuando están dentro de los Puertos del Estado).



Yo, en Europa, siempre pertenecí al “otro bando”, el de las marinas, y reconozco que es lógico que se ayude a quien promueve un deporte para el que, sin ser tradicional en España, nuestros 7.000 km de costas brindan la geografía variada y en algunos casos ideal para su práctica. Además, nuestros navegantes han conseguido subir a podios europeos, internacionales y olímpicos desde hace muchos años y en muchas de sus variantes.



Tradicionalmente, para ser socio de un club hay que pagar una cuota de ingreso y luego una cuota anual (hay clubes náuticos con cuota de ingreso de 50.000 euros), cosa que en las marinas no es así: se paga el alquiler del amarre y ya está. Las dos formas son válidas, necesarias, y deberían poder cohabitar armoniosamente, cosa que todavía no hemos aprendido.  Volvamos a los clubs. A su presidente, Miquel Suñer, a quien hace unos años apodé cariñosamente El Cacique y de quien en su momento aprendí mucho –aunque no seguí ni ligeramente su consejo de “hablar menos y escuchar más para ser un buen mallorquín”– le otorgo una sabiduría secular y la generosidad de haberla compartido conmigo. Decía que Miquel, con los años que tiene que son muchos, tiene las cosas más claras y ha optimizado y modernizado el Club Náutico de Sa Rápita como muchos quisieran saber hacerlo. Su mente sigue afilada como un alfanje y su austero sentido del humor es una delicia. Hacía tiempo que quería rendirle un homenaje desde estas líneas.



Hay dos maneras directas de demonizar la náutica: la primera es ignorarla, no apoyarla, quitarle protagonismo, cosas que a un político no le cuestan nada. La segunda es ponerle difícil todo lo que se proponga. Tanto daño hace el aplicar algo a rajatabla como la protección de la posidonia sin tener en cuenta las condiciones locales, sociales, culturales y económicas (el saber fondear, el tipo de embarcación que lo hace, el impacto económico de la náutica o la tradición de la pesca menor), como ignorar normativas locales, nacionales y europeas cuando no conviene (el desarrollo del turismo náutico, la promoción del conocimiento del mar, la eliminación de la descarga polucionante de los emisarios).



Claro, esto no lo hacen solo con la náutica: con la de ruidos y la de polución lumínica, que no convienen ni ganan votos, se hace poco y se hace mal.  Y estamos hablando de directivas europeas de más de 10 años. Somos habilísimos en lo de “hecha la ley, hecha la trampa”. Y lo más triste es que nos creemos muy astutos e inteligentes haciéndolo.  Sobre todo, los políticos, que salvo contadísimas excepciones tienen la facilidad de las anguilas en pasar por brechas pequeñísimas para acortar camino hacia donde quieren llegar. Charlando con uno de ellos le comentaba que era muy triste no poder hacer programas de mejoras de más de 4 años porque si no eran reelectos los siguientes tirarían todo atrás.  “Eso nos está matando a todos, es horroroso”, me contestó.



Asociación de Clubs Náuticos: no aflojen, por favor. Están haciendo un trabajo excelente, y de la manera que hay que hacerlo. Esperemos que otros sigan el ejemplo.



 

La clepsidra que se secaba

Está claro que algo que España puede exportar con éxito es la comprobación y certeza de que la democracia, tal cual se aplica ahora, no funciona.


 

¿Qué es la ISO?

El 5 de junio se presentó, en la sede de la Autoridad Portuaria de Baleares, la Norma Española ISO-UNE 13687 de Puertos Deportivos, que consiste en especificar los requisitos a cumplir en los tres niveles de servicio: básico, intermedio y alto, desde el punto de vista turístico.


 

Causa y efecto

La semana pasada, sentado en un bar de plaza Santa Eulalia observando a locales y visitantes disfrutar de Palma en un día precioso, leía en la portada de Ultima Hora el grito desgarrador de nuestros gobernantes informando que ya en abril había congestiones de tráfico, cuando lo normal era que comenzaran en mayo. Hoy más de lo mismo con el movimiento de pasajeros en el aeropuerto.


 

Dinosaurios e Internet

Voy a discutir algo que afecta a la industria náutica de todo el mundo, desde el diseñador hasta el usuario. Tradicionalmente, cuando un ser humano ha llegado a una posición sobresaliente, la defiende y se aferra a ella como un gato al respaldo del sofá.


OPINIÓN

El Palma Boat Show a vuelo de Ícaro

La mitología griega es quizás la más conocida en Occidente porque los helenos supieron hacer un marketing que perdurara.


ANALISIS

La evolución, los franceses e Ibiza

En Francia hay 40 marinas que se gestionan por sociedades de economía mixta, donde el 51% del capital es del sector público, un modelo que ya se ha propuesto en Ibiza


OPINIÓN

Posidonia: el ejemplo de Manacor

Se me ocurre que en las sociedades occidentales de hoy, la memoria selectiva debería ser considerada altamente nociva.


SALONES

Cuando lo exclusivo satura

El Mónaco Yacht Show ha dejado de ser una selecta exhibición de yates para transformarse en un escaparate del lujo mal entendido donde lo mejor es definido por lo más grande y lo más caro.


CÁNONES

Y dale con el gran negocio de los puertos

¿Por qué los 13 puertos de gestión directa, casi todos con lista de espera, pierden cinco millones de euros al año?


OPINIÓN

Más vale prevenir

La industria náutica de Baleares no está de fiesta, pero sí contenta. Después de años de sobrevivir como se podía y gracias a mucho esfuerzo las cosas van funcionando.


MEDIO AMBIENTE

Sobre quejas y placeres

No saber apreciar lo que tenemos es una característica de la parte tonta del ser humano, mucho más arraigada en occidente que en oriente.


SEGURIDAD

La muerte de un tripulante de superyate que nadie quiere contar

Se llamaba Jacob Nicol y cayó al agua el 3 de mayo de 2015 mientras limpiaba una banda del yate Kibo. Fue rescatado del fondo del mar. Falleció en Inglaterra el pasado 7 de junio tras pasar por varios centros neurológicos. Se encontraba en estado vegetativo desde el accidente.


PUERTOS DEPORTIVOS

Cómo planificar y gestionar una marina sin morir en el intento (y III)

La importancia de contar con buenos marineros que sepan tratar al cliente con cortesía y hospitalidad. Último capítulo de la serie sobre gestión y problemática en los puertos deportivos.


PUERTOS DEPORTIVOS

Cómo planificar y gestionar una marina sin morir en el intento (II)

Segundo capítulo de la serie sobre la administración de puertos deportivos privados en suelo público: "Los años fáciles en los que se construía una marina y se esperaba a que se llenara son historia"


PUERTOS DEPORTIVOS

Cómo planificar y gestionar una marina sin morir en el intento (I)

En este primero capítulo de una serie de tres sobre la administración de puertos deportivos privados en suelo público, el experto en marinas Oscar Siches advierte de que Baleares está empezando a pagar las consecuencias de ser uno de los destinos náuticos más caros de España


TRIBUNA LIBRE

El cliente de superyates es rico, pero no se le puede tomar el pelo

El negocio del mundo de los puertos deportivo todavía no está organizado como debería ser. Al día de hoy no hay una base de datos completa y global de puertos deportivos y clubes náuticos.