OPINION

DONES DEL VENT

PIONERAS

La mujer española que se vistió de hombre para ser soldado

EMPAR ISABEL BOSCH
La increíble historia Ana María de Soto, que se fingió varón para poder alistarse en la Armada española y combatir, entre otras, en la batalla del Cabo San Vicente

Ana María de Soto fue la primera mujer infante de Marina de España, pero para alistarse tuvo que fingirse varón.  Ingresó como Antonio María de Soto en el 11º Batallón de la 6º Compañía a los 16 años y está documentado que en 1794 entró en combate por primera vez en la defensa de Rosas a bordo de La Mercedes, una fragata dotada con 34 cañones, según viene recogido en el capítulo “El sargento Soto” escrito en 1898 por el coronel de Infantería de Marina Félix Salomón.



"Sin otro porvenir que la miseria, Ana María decidió largarse. Carretera y manta, recorrió los casi trescientos kilómetros que separaban su rincón natal de San Fernando, en Cádiz, para alistarse en los Batallones de Marina. Si eras español, pobre y analfabeto, la mejor forma de pelechar, comer caliente y ver algo de mundo, consistía en enrolarte en aquella hueste, blasonada de gloria y orgullo, cuyos uniformes encima eran una chulada", escribe Oscar Lobato en este artículo de Zenda Libros



El batallón de Marina en el que militó la joven durante más de cinco años reforzaba las dotaciones de la marinería de leva y participó en numerosas contiendas, entre otras, en la batalla del Cabo San Vicente.



Un reconocimiento médico a causa de unas fiebres desveló su condición de mujer, por lo que fue desembarcada a la espera de castigo. Sin embargo, Carlos IV le otorgó por decreto real el rango de sargento mayor y una pensión vitalicia de 2 reales diarios en reconocimiento a su coraje y, aunque fue obligada a abandonar su carrera como militar,  fue expresamente autorizada a emplear los colores de los batallones de marina y las divisas de sargento en sus ropas de mujer por su “heroicidad, acrisolada conducta y singulares costumbres”, a petición del comandante general de la Escuadra del Océano, José de Mazarredo.  



La Mercedes sería hundida en 1804 durante un ataque de los navíos ingleses, en el sur de Portugal, frente al Cabo de Santa María.



SOLIDARIDAD

La brújula de la Fundació Joves Navegants

Claudia Suárez Neuhaus (Buenos Aires, 1965), empresaria y navegante, relaciones públicas profesional y vital, dice de sí misma que ha nacido tres veces: la primera, en Argentina; la segunda, cuando llegó a España, en 1974, y la última, cuando se radicó en Mallorca, en 1999 porque cada cambio “es para no volver atrás”.


 

Una patrona en un sector dominado por los hombres

Julia Casanueva (Santander, 1958) es la única mujer en España que preside una federación olímpica (la RFEV) y la única en la ejecutiva de ADES, la entidad que aglutina los órganos gestores del deporte español.


LITERATURA

Los mil viajes de la capitana de ‘La Maga’

La escritora Ana Capsir Brasas (Valencia, 1959) es bióloga especializada en Bioquímica. Durante 10 años estudió el mecanismo de las hormonas vegetales en el CSIC hasta que sustituyó su vocación científica por su auténtica pasión: la mar.


SOLIDARIDAD

Se buscan marineras contra el cáncer

Natalia Enseñat (Puerto de Pollença, 1971) lidera el proyecto Ocean Dream para recaudar fondos contra el cáncer. Cruzará el Atlántico en una travesía solidaria junto a otras tres tripulantes que hayan pasado por un cáncer y estén dadas de alta o en fase de remisión


PERSONAJES

La licenciada en Bellas Artes que se convirtió en divulgadora

Ana Bonilla acababa de abrir su estudio de ilustración cuando oyó hablar de la expedición Malaspina. Sin conocerle, se puso en contacto con el científico Carlos Duarte. Así nació el cómic de esta vuelta al mundo


 

Tomoko Konishi, una pionera moderna en el país del Sol Naciente

La joven marina japonesa se convirtió el pasado mes de abril en la primera mujer que ha ascendido al grado de capitán en la historia de la prestigiosa naviera NYK


 

Laura Quetglas, una mallorquina en la élite del paddle surf

Ocupa el puesto número once en el ranking mundial de SUP. A pesar de las condiciones extremas que soporta en las travesías, de hasta 220 kilómetros, no tiene miedo: «Sólo pienso en lo que he entrenado»


ENTREVISTA

«Al principio fue espantoso, los alumnos preguntaban qué hacía allí una mujer»

Las mujeres se han incorporado a la marina mercante y a la Armada; lideran competiciones de vela, remo y surf; ocupan puestos de relevancia en cofradías, clubs náuticos y empresas de navegación, pero siguen siendo minoría en un ámbito dominado por los varones. Gaceta Naútica rescata a partir de este mes el testimonio de sus experiencias y su memoria. Estrena la sección María Amor, jefa de estudios de la Escuela del Mar