DONES DEL VENT

 

Tomoko Konishi, una pionera moderna en el país del Sol Naciente

EMPAR ISABEL BOSCH
La joven marina japonesa se convirtió el pasado mes de abril en la primera mujer que ha ascendido al grado de capitán en la historia de la prestigiosa naviera NYK

En un viaje reciente a Japón  tuve la fortuna de emprender amistad con un español, zaragozano por más señas, afincado en Tokio y empleado en SEGA, y con sendas mujeres japonesas, una de ellas funcionaria de la Administración nipona, también residente en la capital y, la otra, diseñadora y empresaria radicada en la ciudad de los kimonos, Kioto. De la conversación con estas nuevas relaciones pude asentar los conocimientos acerca de la sociedad heredera del Imperio del Sol Naciente que había adquirido con lecturas previas.



Durante mi periplo de tres de semanas por el archipiélago nipón deduje sin dificultad que la sociedad japonesa es extremadamente patriarcal y jerárquica. De hecho, según supe, en Japón existen diferentes fórmulas para dirigirse en el ámbito social y laboral a un inferior, a un igual y a un superior jerárquico. También supe, por observación en los onsen y tertulia en alguna que otra velada de inmersión en templos, ryokan y en mi habitación del Hyatt de Tokio, que la incorporación de las mujeres a la vida empresarial y laboral nipona no ha sido nada fácil.



En una sociedad tan conservadora como para provocar la enfermedad de una princesa por los motivos que trascienden a la prensa occidental (haber parido una hija en lugar de un varón como heredero al trono) resulta complicado que converjan el protocolo, tan estricto,  asentado por tradición en todos los estamentos y las nuevas costumbres sociales que emanan de esa tecnología de ciencia ficción que invade hasta los cuartos de baño.



Hombres y mujeres en Japón apenas socializan entre sí fuera del ambiente de trabajo. Esta es una realidad que pude constatar y que ha derivado en vagones de tren y metro estrictamente para mujeres,  así como espacios reservados en el andén exclusivos para féminas que pretenden prevenir el  acoso (el toqueteo, vamos) que se da en los espacios públicos multitudinarios.



En este contexto, no es extraño que la propia naviera NKY haya divulgado como un acontecimiento de carácter histórico que, por fin, una mujer asciende al rango de capitán en la compañía.  



La oficial de cubierta Tomoko Konishi se convirtió el pasado mes de abril en la primera mujer que ha ascendido al grado de capitán en la historia de la prestigiosa naviera NYK. Konishi empezó a trabajar en la  NYK en 2004 después de graduarse en el Instituto Nacional de Tecnología,  Toba College,  en la prefectura de Mie. Desde entonces, ha trabajado a bordo de buques portacontenedores, transportistas de automóviles y camiones y portadores de GNL, entre otros, como oficial femenina.



En 2004, NYK se convirtió en la primera compañía oceanográfica japonesa en aceptar a mujeres como oficiales y desde entonces su número ha seguido aumentando aunque lentamente: de los 560 oficiales solamente 14 son mujeres. Fundada hace 132 años la Nippon Yusen Kabushiki Kaisha  (NYK) es una de las compañías de transporte líderes en el mundo. A finales de marzo de 2016, el Grupo NYK operaba 821 buques en  alta mar, así como flotas de aviones y camiones. La flota marítima de la compañía incluye 377 graneleros, 119 transportistas de automóviles, 99 buques portacontenedores (incluidos los semi-contenedores), 68 transportistas de GNL, 68 buques tanque, 47 buques de madera, un crucero y 42  buques más (incluidos los buques de carga multipropósito y de proyecto).



Los ingresos de NYK en el año fiscal 2015 superaron los $ 22 mil millones y,  como grupo,  NYK emplea a más de 34.000 personas en todo el mundo. NYK tiene su sede principal en Tokio y sedes regionales en Londres, Nueva York, Singapur, Hong Kong, Shanghái, Sídney y Sao Paulo, según datos proporcionados por la propia compañía a través de su web. La naviera NYK Line, que forma parte del grupo NYK, está representada en España por la firma Combalía Agencia Marítima.



 

Laura Quetglas, una mallorquina en la élite del paddle surf

Ocupa el puesto número once en el ranking mundial de SUP. A pesar de las condiciones extremas que soporta en las travesías, de hasta 220 kilómetros, no tiene miedo: «Sólo pienso en lo que he entrenado»


PIONERAS

La mujer española que se vistió de hombre para ser soldado

La increíble historia Ana María de Soto, que se fingió varón para poder alistarse en la Armada española y combatir, entre otras, en la batalla del Cabo San Vicente


ENTREVISTA

«Al principio fue espantoso, los alumnos preguntaban qué hacía allí una mujer»

Las mujeres se han incorporado a la marina mercante y a la Armada; lideran competiciones de vela, remo y surf; ocupan puestos de relevancia en cofradías, clubs náuticos y empresas de navegación, pero siguen siendo minoría en un ámbito dominado por los varones. Gaceta Naútica rescata a partir de este mes el testimonio de sus experiencias y su memoria. Estrena la sección María Amor, jefa de estudios de la Escuela del Mar