GN 2002-2017 15 ANIVERSARIO

OPINIÓN

La voz de la náutica que nos da alas

OSCAR SICHES

La palabra Gaceta es femenina, y quizás esto explique algunas características de la andadura de aquella a la que me refiero. La constancia, el tesón, esas ganas de seguir adelante por amar lo que se hace y querer compartirlo, que en este caso es también un deber.

Dedicarse a difundir la náutica desde una redacción no es fácil. Hay que estar en todos lados, conocer a todo el mundo, no sólo informar sino interpretar, y cuando quienes son la publicación (siempre un grupo de soñadores con alguno del equipo que de vez en cuando les hace bajar a tierra) conocen bien el tema, es muy difícil, muchísimo, poder ser imparcial y objetivo.  Y cuando se adoptan colores o posturas definidas se pasa a ser un elemento más de ese sentimiento latino de «o estás conmigo o en contra de mí», negativo y limitante,  con lo cual debe mantenerse un rumbo por el centro del canal, con cuidado de no embarrancar en ninguno de los veriles.

Somos una isla (aquí adopto mi condición de balearizado y dejo la de porteño). Una isla que se hizo conocer en la antigüedad por exportar honderos a los ejércitos que los necesitaban. De náutica, todavía nada. Cuanto barco llegaba a nuestras costas era para darnos palo, saquear o intentar conquistar.  La mar equivalía a malo.  Las tierras costeras se le otorgaban a los últimos de la lista, fueran familia o héroe militar. Mucho después Toni Barceló le enseñó a España, Inglaterra, Francia y a Argel que con los mallorquines no se jugaba, y que si lo hacían, les costaría caro. Un héroe del mar, y España no le reconoció lo que había hecho por Ella. España incluida Mallorca.

Se preguntarán por qué me voy por las ramas. Respuesta: uno, porque siempre he sido así; dos, porque las cosas, por banales que sean, se comprenden mejor cuando se ponen en una perspectiva histórica. No hay hoy sin ayer, y el ayer es lo que nos ha esculpido para llegar a ser quienes somos.

Gaceta Náutica tiene la suerte de domiciliarse hace 15 años en el 12 de la calle Morey, casi justo a medio camino entre la primera catedral de Palma (Santa Eulàlia) y la actual. Aunque el ser humano se habitúe a todo, no puede ignorar lo que el patear esas calles varias veces centenarias le aporta por ósmosis: desplazarse ante la inmemorial mirada de la historia.

Y llegan las noticias de las regatas, las novedades de los clubes, las suposiciones sobre el contenido de la próxima normativa, las denuncias que buscan motivar participación. Y se expresan los colaboradores con sus voces generalmente airadas, hecha la salvedad de que sus opiniones son de ellos y no necesariamente las de la publicación, pero se publican. Y todos nos vamos enriqueciendo poco a poco y casi sin notarlo, por el sólo hecho de que haya una publicación que se ocupe del tema que nos atrae y que permita que éste se discuta, critique, evalúe o simplemente se dé a conocer.

Todos necesitamos una palmadita en el hombro de vez en cuando.  Los jóvenes regatistas son quienes mantendrán vivos el deporte y la tradición hasta que la generación siguiente tome el testigo. Y a estos jóvenes, cuando participan en competiciones y representan a las Islas y obtienen galardones, les ayuda y les reconforta y les provoca un subidón cuando se les cita en las publicaciones y se enaltece su gesta, que lo es.  Y Gaceta está allí para informarnos a todos que el ser balear conlleva aciertos y triunfos, y el ser de mar, aunque la noción nos haya llegado tarde. Y esto nos enorgullece a muchos y les ayuda a seguir adelante a otros, y no existiría sin esta publicación que se toma esta difusión de las cosas de mar de manera muy seria y que contra viento y marea se nutre cada mañana al desplazarse bajo la inmemorial mirada de la historia.

Gaceta Náutica, mujeres y hombres que la componen: sigan allí. Sería imposible seguir existiendo sin que vuestra voz nos diera alas.



...



Oscar Siches ha sido gerente de Sunseeker, de Pantalán Mediterráneo y del Moll Vell.