GN 2002-2017 15 ANIVERSARIO

OPINIÓN

Deberíamos largar amarras más a menudo

Gaceta Náutica ha sido testigo de innumerables acontecimientos y vicisitudes en un mundo tan frágil como es el náutico, y eso que vivimos en un archipiélago.
BIEL DOLS

Entre otros, el nacimiento de la Asociación de Navegantes Mediterráneo (ADN), creada en al año 2004 y pionera en España, donde la voz de los usuarios del mar no existía. Nuestra asociación sirvió de inspiración a numerosas entidades que hoy luchan por defender los derechos de los navegantes y los amarristas. Podemos sentirnos orgullosos del camino recorrido, aunque, siendo en el fondo tan jóvenes, es mucho lo que aún nos queda por ver y navegar. 



Uno podría pensar que una publicación náutica en un entorno como el nuestro es apostar a caballo ganador, y por el contrario en algunas ocasiones parece que se antoja misión casi imposible seguir navegando y capeando lo que nos viene por proa. Por este motivo, entre muchos otros, es de celebrar que quince años después de su fundación la Gaceta siga informando y poniendo negro sobre blanco en el devenir mensual del mundo náutico en sus diferentes ámbitos, desde el político al empresarial, pasando por el medio ambiente o el deporte.



Quiero dejar breve constancia de lo que es nuestra realidad, nuestro día a día en este mundo. Para tomar el pulso de nuestra afición, basta un simple paseo por las barras de los bares de nuestros clubes y comprobar la escasa vida que se respira. Es algo difícil de entender. Tenemos un clima ideal, un entorno increíble y unas instalaciones de primer orden. Debemos preguntarnos qué falla para que tengamos este escenario con una vida social tan reducida. 



Sería largo y susceptible de entrar en muchas matizaciones determinar las causas de esta situación, pero este no es el momento ni el lugar. Posiblemente las razones haya que buscarlas por proa, popa, y las amuras, ya que todos tenemos nuestra parte de culpa. Por esto, frente a realidades como la descrita, tiene más mérito si cabe resistir quince años como lo ha hecho  la Gaceta Náutica.



Desde la Asociación de Navegantes Mediterráneo–ADN queremos y deseamos que perdure en el tiempo, que siga acompañándonos y dando vida a lo que son sueños y deseos de soltar amarras; que este diario siga siendo, como todos estos años pasados, un nexo de unión entre nuestra afición por la mar y nuestra inevitable vida en la tierra. 



Si apuntamos a una correlación en el tiempo, el siglo XV marcó un punto de inflexión. Fue el último siglo de la Edad Media y el primero de la Edad Moderna, un cambio importante. Vaya, pues, desde estas líneas el deseo de la Asociación de Navegantes Mediterráneo de que estos 15  años que hemos dejado por la popa no sean si no el preludio de una nueva época. Aunque sea lentamente, cambiemos; seamos capaces soltar amarras más a menudo, de vivir en azul, de respirar libertad y confíemos en que Gaceta Náutica siga navegando a nuestro lado.



Biel Dols es presidente de la Asociación de Navegantes Mediterráneo.