GN 2002-2017 15 ANIVERSARIO

OPINIÓN

Se edita la Gaceta, luego existimos

"Gaceta Náutica ha desempeñado un papel crucial en la democratización de la náutica"
ALBERTO PONS

Por mucho que nuestros «líderes sectoriales», en la más que asentada Feria Náutica, repitan cada año que «somos estratégicos», la familia náutica es consciente de que o perseveramos, luchamos y comunicamos contra viento y marea que nuestra industria es básica, social, potente y vital para nuestras islas o, lamentablemente, ésta sólo existirá para el beneficio de unos pocos.



En la permanente batalla por la democratización del sector de la náutica recreativa y deportiva es donde Gaceta Náutica ha desempeñado un papel crucial. Y no ha sido fácil. Los 15 años son fruto de un trabajo a cargo de un equipo de periodistas independientes y de raza, de apasionados de su profesión, de trabajadores infatigables. A nivel  personal, los adjetivos asentados en la nobleza  que se les pueden dedicar a Elena Pipó y a José Luis Miró, directora y editor de contenidos, no caben en este artículo.



Al igual que todos, nuestra Gaceta –pues todos los que amamos la mar la sentimos como algo propio– ha sufrido y ha sido testigo durante estos años  de crisis (ferias en decaída, morosidad generalizada, regatas que ya no se celebran, clubs náuticos en peligro) y de crecimientos espectaculares (astilleros pujantes, puertos llenos, inversiones portuarias potentes  , nuevos deportes náuticos, marcas patrocinadoras).



 Francamente, apostar por una revista Life Style Náutica hace 15 años, pues sí, con los ojos cerrados. ¿Una Gaceta Náutica? Pues no, la verdad. No lo veía. Fue hace tres lustros. Recuerdo el día en que me presentaron el proyecto siendo yo gerente del Real Club Náutico de Palma. Recuerdo mis dudas, pero no se me olvida que, a pesar de las reticencias iniciales, vi cómo aquellos periodistas se pusieron manos a la obra, con valentía, jugándose el tipo muchas veces, incluso anteponiendo los principios de su profesión a intereses de empresariales (¡siendo ellos mismos la empresa!), informando, denunciando, divulgando y, gracias a todo ello, haciendo lo más difícil: crear una marca basada en valores. Decenas de portadas y reportajes en exclusiva, propios de medios de comunicación más potentes y con más capacidad económica, son el distintivo de esta cabecera que suple la falta de recursos con oficio, tenacidad y conocimiento.



Y paralelamente, qué decir del apoyo a la más humilde regata de la clase Óptimist, a las duras pruebas de piragüismo, a las arraigadas competiciones de pesca o a la apuesta por el submarinismo u otros deportes náuticos. Y por supuesto y no menos importante ,  la apuesta por los clubes náuticos, esos entes entre románticos y deportivos que siempre han tenido su voz en la Gaceta para comunicar y defender sus sanos objetivos de fomento del deporte náutico.



En la Gaceta disponemos de una visión con perspectiva de estos últimos años  que calificaría de  vertiginosos e  intensos. Portadas incisivas, artículos de denuncia, propuestas constructivas, apoyo a sectores desfavorecidos. No me cabe duda que la seguiremos disfrutando, en el eterno papel (otro sello de identidad ) junto con su versión digital. Sea como sea, lo que no cambiará será  su carácter; y eso es lo que la hace única y  especial. Cualquier amante del mar sabe que su fiel aliado, su mayor y mejor voz para comunicar cualquier asunto náutico deportivo es y será la Gaceta Náutica, y eso no ha sido fruto de un día; eso ha sido fruto de una profunda implicación y entrega durante tres lustros. Por muchos años. Gracias.



...



Alberto Pons ha sido gerente del RCNP, capitán de Puerto Portals  y presidente de la APB