GN 2002-2017 15 ANIVERSARIO

PUERTOS

Ilusión y esfuerzo para unos buenos resultados

Trabajamos siempre con la idea de contribuir al desarrollo del sector náutico desde la base y con el principio de sostenibilidad como estandarte
MANUEL PATIÑO

La primera acción que emprendí cuando fui nombrado vicepresidente de Ports IB, el organismo que gestiona los puertos autonómicos, fue dar la vuelta a las islas en mi barco. Mi perspectiva no era tanto la de un político como la de un usuario. Esa travesía me permitió hacerme una primera idea de las carencias que tenían nuestros puertos y poner en marcha, con la ayuda de los buenos trabajadores del ente público, las mejoras que estaban pendientes.

Por lo que he podido leer en las conclusiones de un reciente simposio de clubes náuticos, los puertos públicos de Baleares son un ejemplo para el resto de España. Creo que ello ha sido posible gracias a que los gestores que hemos pasado por Ports IB a lo largo de la última década, a pesar de nuestras evidentes diferencias políticas, hemos aplicado la normativa autonómica con unidad de criterio. Me alegra que el mapa portuario esté ya completamente definido tras la renovación de las últimas concesiones, un proceso que iniciamos en 2007 y que dos años más tarde permitió renovar el título del Club Nàutic Sa Rápita. Ese documento sentó las bases de la ordenación de los puertos de gestión indirecta.



Otro de los aspectos en los que quisimos dejar nuestra huella fue en la asignación de amarres, que llevaba parada desde hacía 15 años. En el mismo periodo señalado anteriormente desarrollamos los documentos para hacerlo posible. Hoy veo con satisfacción que ese trabajo, al que los servicios jurídicos dedicaron un notable esfuerzo, sigue dando sus frutos. 

Como navegante, siempre tuve muy presente que los detalles marcan la diferencia entre un buen y un mal puerto deportivo. Siempre quise que las instalaciones que gestionábamos ofrecieran seguridad y  servicios de calidad análogos a las concesionadas. Cosas que hoy pueden parecer insignificantes fueron sin duda importantes en su momento. En 2007 llegaron los primeros planes de medidas contra incendios, las barreras anticontaminación e incluso las escaleras de emergencia en los pantalanes. También quisimos que los puertos dispusieran de desfibriladores.

La falta de amarres y la imposibilidad de crear nuevas infraestructuras nos llevó a emprender algunas medidas audaces. En 2008 presentamos la creación de un millar de nuestros puestos de atraque mediante la optimización de los espejos de agua e instalaciones flotantes. En definitiva, trabajamos siempre con la idea de contribuir al desarrollo del sector náutico desde la base y con el principio de sostenibilidad como estandarte. Lo hicimos con la mayor ilusión y obtuvimos, creo, unos buenos resultados.  



Manuel Patiño fue vicepresidente de Ports IB entre 2007 y 2009