PUERTOS

INFRAESTRUCTURAS

Sóller tendrá su nueva lonja antes del próximo verano

Mañana se inician las obras que, con una inversión de un millón de euros, paliarán una reivindicación histórica de los pescadores.
M.P.

Ports IB tiene previsto que mañana, jueves 11 de octubre, se inicien las obras de construcción de la nueva lonja de pescadores del puerto de Soller.



La presidenta del Govern, Francina Armengol, participó la semana pasada en el acto de presentación de la futura lonja, que será una realidad antes del verano de 2019. “Con este proyecto”, ha recordado la presidenta, “se da respuesta a una reivindicación histórica de la cofradía de pescadores y del municipio”.



Desde 2005, aproximadamente, en el marco de la reforma del puerto, había el compromiso de construir una nueva lonja para los pescadores. Se hicieron distintos proyectos, se buscaron diferentes ubicaciones y, por circunstancias diversas, no se ha llevado a término hasta esta legislatura.



Puertos de las Illes Balears ha rescatado más de 4.300 metros cuadrados de suelo que tenía cedidos en concesión al club náutico para destinarlos a uso público. Se ha llegado a un acuerdo que así lo ha permitido y ahora la prioridad es reconvertir la zona.



Al acto han asistido también los consellers de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, y de Medio Ambiente, Vicenç Vidal; además del alcalde de Sóller, Jaume Servera; el director general de Puertos y Aeropuertos, Xavier Ramis, y el gerente de Puertos de las Illes Balears, Pere Puigdengoles, que han participado en la firma del documento de replanteo.



El proyecto de la futura lonja consta de un único edificio y de la urbanización del espacio que lo rodea, además de aparcamientos. El objetivo es que el conjunto que se forme entre este edificio y el resto de la concesión a Marina Tramuntana (parte que se explota en concesión para el club náutico) ofrezca un aspecto formal similar visualmente. Por eso, las dos intervenciones, en la parte pública del puerto y en la que pertenece al concesionario, se abordan prácticamente al mismo tiempo.



La lonja de los pescadores tendrá tres áreas diferenciadas: una zona para la actividad de pesaje y venta, acompañada de los espacios auxiliares necesarios (cámara y almacén de hielo); otra parte se destinará a almacén de redes para los pescadores y, en la tercera, se ubicarán la oficina, el vestuarios y los baños.



Tal como prevé el proyecto, la zona que separa el área de venta del resto estará diferenciada con un pasillo de acceso al aire libre. La actuación se complementa con la adecuación de un aparcamiento público en superficie que delimitará el área con el comienzo de la zona de concesión.



En cuanto a jardinería, el proyecto incluye también un tratamiento paisajístico con buganvillas en la entrada y un bosque virtual de palmeras washingtonias en la zona del aparcamiento que, a la vez, funcionarán como elementos de sombra. El espacio se complementará con un conjunto de tamarindos ordenado a partir de elementos de mobiliario urbano.



Por lo que respecta al alumbrado, Puertos de las Illes Balears modificará todo el sistema actual, cambiará la red de baja tensión e instalará nuevas torretas de conexión al suministro eléctrico de los barcos del puerto y sustituirá totalmente el alumbrado público.



De esta manera, el ente portuario recupera espacio y se incrementa hasta 131.882 euros el canon anual que le tiene que pagar el concesionario. De manera casi simultánea, el concesionario ejecutará su proyecto, con una inversión de cerca de 3 millones de euros, que recoge la construcción de tres edificios, de los cuales el principal será el del club náutico.