CRUCERO

REGATA

El décalogo para entender la Rolex Sydney Hobart

La mítica regata oceánica entre Sydney y Hobart supone una aspiración para regatistas europeos y americanos, mientras para los australianos constituye toda una institución nacional. El próximo 26 de diciembre celebra su 72ª salida consecutiva.
JAVIER SOBRINO

 



1. La historia. Conocida con el sobrenombre de “The Great Race” (La Gran Regata), es la referencia indiscutible entre las pruebas oceánicas del Hemisferio Sur. Su salida se celebra cada 26 de diciembre (el conocido como Boxing Day) desde 1945. De los 5.828 barcos que tomaron la salida en las 71 ediciones disputadas, 4.812 completaron el recorrido y 1.016 tuvieron que retirarse. En la memoria del evento permanece la trágica edición 1998, en la que vientos huracanados provocaron el hundimiento de cinco barcos y la pérdida de seis vidas.

2. El recorrido. El recorrido de la Rolex Sydney Hobart transcurre a través de 628 millas náuticas, el equivalente a 1.163 kilómetros. Parte de la magnífica bahía de Sídney, desde donde la flota pone rumbo sur en paralelo a la costa de Nueva Gales del Sur y hacia el temido Estrecho de Bass, la peligrosa porción de mar que separa el continente australiano de la isla de Tasmania. La aproximación final a Hobart incluye pasar al pie de las icónicas Organ Pipes, atravesar Storm Bay y remontar el río Derwent, un tramo que suele convertirse en un auténtico campo de minas por las encalmadas y las corrientes.

3. El Club de las 600 millas. La distancia de 600 millas es común a varias de las regatas de altura más importantes del mundo, como la Rolex Sydney Hobart, la Rolex Fastnet Race (bienal, Reino Unido, 603 millas), la Rolex Middle Sea Race (anual, Malta, 608 millas) o la RORC Caribbean 600 (anual, Caribe, 600 millas). Todas ellas comparten el patrocinio de Rolex y promueven valores que forman parte del ADN de la relojera suiza: pasión, resistencia, determinación, excelencia y espíritu aventurero. Arnaud Boetsch, director de comunicación e imagen de la marca, explica que "la relación de Rolex con la vela se extiende a lo largo de más de 50 años; es un deporte con el que mantenemos una estrecha afinidad y relación".   

4. La salida. La salida de la Rolex Sydney Hobart es anualmente uno de los eventos de vela más seguidos del mundo. El 26 de diciembre es festivo en Australia y se celebra el tradicional torneo de cricket en Melbourne, en cuyo descanso se da la salida de la regata, retransmitida en directo por televisión con audiencias millonarias. El número de espectadores apostados por la costa de la bahía de Sídney y a bordo de barcos particulares para despedir a la flota se cuenta por cientos de miles.

5. La llegada. La llegada a Hobart tiene fama universal. Siempre habrá espectadores aplaudiendo a los barcos que completen el recorrido, independientemente de la hora a la que lleguen a tierra. No en vano, la Rolex Sydney Hobart es el evento deportivo más importante del año en la capital de Tasmania, y coincide con el multitudinario festival Taste of Tasmania al que acuden cada año decenas de miles de personas con motivo de las fiestas navideñas. Por cierto: Australia en esas fechas está en pleno verano.

6. La edición 2015. De los 108 barcos que tomaron la salida en 2015, 31 se retiraron en las primeras 24 horas de regata por la dureza de las condiciones frente a la costa australiana. El ganador en tiempo real fue el Comanche del estadounidense Jim Clark, el monocasco más rápido del planeta, que contó con el cántabro Pablo Arrarte como parte de su tripulación. Completó el recorrido en 2 días, 8 horas, 58 minutos y 30 segundos. El ganador absoluto en tiempo compensado fue el TP52 Balance del empresario y presentador de TV australiano Paul Clitheroe.

7. La flota 2016. La salida de este año volverá a contar con una heterogénea flota formada por 93 barcos con esloras comprendidas entre los 30 pies (9,14 metros) del Maluka of Kermandie (que es además el barco más veterano, construido en 1935) y los 100 pies (30,5 metros) de los cuatro Maxis que lucharán a priori por la victoria en tiempo real: el plusmarquista Wild Oats XI (ganador en tiempo real en ocho ocasiones), el Perpetual LOYAL (el más rápido en 2011), el Scallywag (ex-Ragamuffin 100) y el radical CQS (un diseño revolucionario botado el pasado mes en Nueva Zelanda).

8.  Los récords. La Rolex Sydney Hobart ha vivido siete décadas de evolución en diseño y navegación a vela. En 1945, el pequeño Rani de 30 pies de eslora (9,1 metros) ganó la edición inaugural con un tiempo de 6 días, 14 horas y 22 minutos. El ganador de 1946 bajó de los seis días, el de 1948 de los cinco, el de 1957 de los cuatro, el de 1975 de los tres y el de 1999 de los dos días. El récord actual lo estableció en 2012 el Wild Oats XI en 1 día, 18 horas, 23 minutos y 12 segundos.

9. La seguridad. Tras la tragedia de 1998, la organización instauró una serie de medidas de seguridad que hoy son referencia mundial. Entre ellas se exige que al menos el 50% de cada tripulación (incluyendo el patrón) haya superado un Sea Safety Survival Course (curso de seguridad y supervivencia en el mar). La edad mínima para participar es de 18 años. El legendario Syd Fisher estableció en 2015 un récord al competir con 87 años, finalizando además segundo en tiempo real como patrón de su Ragamuffin 100.

10. El premio. El ganador absoluto de la Rolex Sydney Hobart recibe la codiciada Tattersall’s Cup y un cronógrafo Rolex único, grabado con el nombre de la regata, la palabra Winner y el año. Pero el mero hecho de completar el recorrido ya es considerado una hazaña; una prueba de coraje, marinería, trabajo en equipo y superación.