CRUCERO

VUELTA AL MUNDO

El Sun Hung Kai refuerza su liderato camino de Hong Kong

El equipo chino sigue aumentando su ventaja en el liderato de la Etapa 4 de la Volvo Ocean Race cuando la cabeza de la flota ya está a menos de 1.700 millas náuticas de la meta.
M.P.

El equipo liderado por Dave Witt se puso al frente de la flotael pasado sábado cuando pasaban por el norte de las Islas Salomón y desde entonces ha consolidado su ventaja sobre sus seis rivales. En la temporada de su debut en la Volvo Ocean Race, el Scallywag está especialmente motivado en esta cuarta etapa ya que es la primera ocasión en la que la Volvo Ocean Race va a hacer escala en su ciudad natal, Hong Kong.



En las 24 horas previas al parte de posiciones de las 1300 UTC, Scallywag hizo un impresionante registro de 504.7 millas, 25 millas más que el segundo, Vestas 11th Hour Racing, y 77 millas más que el team AkzoNobel en tercer lugar.



Además, han tenido que lidiar con el problema del hombre al agua, aunque fueron capaces de resolver la maniobra en siete minutos, con lo que no tuvo un gran impacto en su rendimiento. Vestas estaba hoy a 76 millas de distancia, y AkzoNobel cedía algo menos de 89 millas sobre los líderes. 



Por si fuera poco, al Scallywag le ha salido un aficionado inesperado: el MAPFRE. Aunque preferirían estar luchando por ganar la Etapa 4, los líderes de la general, que van quintos a unos 170 millas de la cabeza, prefieren que Scallywag gane la etapa y se lleve el punto de bonificación antes que se lo lleve otro de los equipos que están más arriba en la general.



"[Una victoria para Scallywag] sería buena para ellos, pero también para nosotros", afirma el jefe de guardia del MAPFRE Rob Greenhalgh. "Con un punto de bonificación para el que gane la etapa, sería mejor para nosotros si no se lo llevan el Vestas o Dongfeng. Todos estamos apoyando a Scallywag por múltiples razones. ¡Vamos Scallywag!". Entre las múltiples razones a las que arguye Greenhalgh hay una también sanguínea: la navegante del Scallywag es su hermana Libby.



Pese a todo, los tripulantes del barco de Hong Kong no dan nada por hecho. "Hace un par de días perdimos algunas millas, así que estudiamos los archivos meteorológicos e intentamos hacer algo un poco diferente", explicaba el tripulante de Scallywag, John Fisher. "Durante el último día esto ha comenzado a dar sus frutos. Es positivo no estar atrás, pero sabes que todo puede cambiar. Hong Kong es nuestra ciudad natal, por lo que para nosotros obtener un buen resultado lo sería todo ".



Los vientos alisios del noreste son los grandes protagonistas del momento, lo que limita las opciones tácticas que tienen los equipos y prácticamente todo pasa por la velocidad pura que puedan sacarle al barco. 



El Brunel de Bouwe Bekking está en sexto lugar, a casi 220 millas de Scallywag, pero no han perdido la esperanza. "No parece que haya demasiadas opciones más allá de la velocidad: vamos de popa apuntando directamente hacia la línea de meta", dijo Carlo Huisman. "Tenemos que ir lo más rápido que podamos ".



En el Turn the Tide on Plastic, Liz Wardley protagonizó la hazaña del día; se les estropeó la potabilizadora y supo localizar el problema y repararlo sin bajar la velocidad del barco.