MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE

Los microplásticos llegan al «Punto Nemo», según un estudio de la VOR

Un estudio presentado por la Volvo Ocean Race demuestra que la contaminación de los microplásticos está presente en todos los océanos
LUIS POMAR

Ningún océano se salva de los microplásticos. Esta es la principal deducción que se obtiene del estudio medioambiental presentado por la Volvo Ocean Race (VOR). Durante la regata de vuelta al mundo los equipos Turn the Tide into Plastic y Team AkzoNobel recogieran un total de 86 muestras de agua en diferentes puntos del planeta, un 93% de las cuales dieron positivo en microplásticos.



Las muestras fueron recolectadas utilizando pequeños filtros de malla en la potabilizadora de agua que llevan a bordo. Los resultados muestran que las principales corrientes oceánicas son las que arrastran la los microplásticos hacia áreas más grandes y remotas.



Los niveles más altos, 349 partículas por metro cúbico, se encontraron en una muestra tomada en el Mar de China Meridional que conecta con el Pacífico Norte. El segundo más alto, 307 partículas por metro cúbico, se registró al noroeste del Estrecho de Gibraltar, donde se encuentran el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico.



Incluso cerca del «Punto Nemo», el lugar más alejado de la tierra en la Tierra, donde la Estación Espacial Internacional está más cerca que la costa, se registraron entre nueve y 26 partículas de microplástico por metro cúbico.



La iniciativa científica, que forma parte del programa de sostenibilidad de la regata, se presentó en la conferencia MICRO2018, en la que se expusieron las principales investigaciones relacionadas con la contaminación microplástica.



Los resultados del programa contribuirán a una mayor comprensión de la presencia marina mundial de microplásticos y ayudarán a proporcionar una plantilla para la futura recopilación de datos.