MEDIO AMBIENTE

PROTECCIÓN

El Govern aumenta a 15 los barcos para controlar los fondeos

Las embarcaciones del IBANAT harán tareas de vigilancia e información sobre la prohibición de tirar el ancla sobre la posidonia en zonas catalogadas como lugar de interés comunitario de especial conservación.
M.P.

El Consell de Govern autorizó el pasado viernes al Instituto Balear de la Natura (IBANAT) a aprobar el expediente de gasto correspondiente al expediente de contratación del servicio de vigilancia de las praderas de posidonia 2018-2019 en las Islas Baleares, con un importe máximo de 969.645,60 euros.



Este contrato, con un plazo de vigencia de dos años y la posibilidad de prórroga por dos años más, tiene por objeto asegurar el estado de conservación de las praderas de posidonia oceánica, especialmente en las zonas con más presión de barcos, durante los meses de verano.



Quince embarcaciones, cinco más respecto al pasado verano, harán tareas de vigilancia e información sobre la prohibición de fondear sobre la posidonia oceánica en zonas catalogadas como lugar de interés comunitario (LIC) y en zonas de especial conservación (ZEC) de las cuatro islas.



De este modo, se amplían las zonas de servicio. En Mallorca habrá cinco embarcaciones ubicadas en las bahías de Pollença y Alcúdia; en el área marina del LIC que corresponde a las montañas de Artà; en Cala Figuera (dentro del ámbito marino del paraje de la Sierra de Tramuntana), y en el archipiélago de Cabrera (parte norte del LIC). Además, también se amplían las zonas de la costa de Levante, Portocolom, el área marina del  cabo de Cala Figuera y la zona de Calvià.



En la isla de Menorca, dos embarcaciones trabajarán en las zonas del arenal de Son Saura y en el área marina del sur de Ciutadella, y la vigilancia se ampliará en la zona comprendida entre la cala de Llucalari y Calescoves y al área marina de Punta Delgada y la Isla del Aire.



En las Pitiüses, tres embarcaciones trabajarán en Ibiza en los límites del Parque Natural de Ses Salines cubriendo el área marina de Tagomago, al norte de Ibiza. En cuanto a Formentera, donde se concentra el número más elevado de fondeos, cinco barcas cubrirán Ses Salines de Ibiza y Formentera, el área marina de la playa de Tramuntana y el área marina de Cala Saona.



Si procede, se ofrecerá también asesoramiento a embarcaciones de gran eslora (entre 15 y 110 metros), para evitar impactos sobre esta fanerógama marina en las maniobras de fondeo.



Los periodos efectivos de prestación del servicio estarán comprendidos entre el 1 de junio y el 30 de septiembre para Mallorca y Menorca, y entre el 15 de mayo y el 30 de septiembre para Ibiza y Formentera.



Hay que recordar que el verano pasado se asistieron 6.678 embarcaciones en las Islas Baleares: 1.409 en Mallorca, 285 en Menorca y 4.984 en Ibiza y Formentera. Además, se proporcionó información a 5.000 embarcaciones y se entregaron 45.000 folletos. También se ha puesto en marcha el protocolo de protección de la posidonia a través del 112 y de la Central de Incendios Forestales, y se han hecho reuniones de coordinación con los diferentes organismos competentes en materias relacionadas con la mar y otros representantes implicados.