VELA OLÍMPICA

Los jóvenes piden paso

La vela española se perfila como el rival a batir en las categorías juveniles y de desarrollo olímpico

La temporada 2017 llega a su fin y la mejor noticia para el equipo español es la salud de la vela juvenil. Las nuevas generaciones vienen apretando fuerte y sus currículums empiezan a acumular campeonatos de Europa y del mundo como carta de presentación para aspirar a representar al país en unos Juegos Olímpicos.   



El futuro más prometedor de la vela española ahora mismo lo encontramos en los 470. En la clase de desarrollo 420, el pasado Campeonato de Europa se tiñó de rojo y gualda gracias a los oros que lograron Carlos Barlaguer y Antoni Massanet, en masculino, y Patricia Reino y Carlota Hopkins en femenino. Además, Silvia Mas (que navega junto a Patricia Cantero) volvió a navegar con su anterior tripulante Paula Barceló para competir en el mundial juvenil de 420 en el que consiguieron la medalla de oro imponiéndose con autoridad al resto de la flota.



Por su parte, Andrés Barrio y Nestor Vega se alzaron con el bronce en el Campeonato de Europa de 29er mientras que las hermanas Carla y Marta Munté se subieron al tercer cajón del podio en el mundial juvenil de 49er.



Otra de las grandes promesas de la vela española es, en estos momentos, el joven regatista canario Joel Rodríguez. Por segundo año consecutivo ha demostrado ser el mejor regatista sub21 de los Laser Standard y se ha proclamado campeón del mundo y de Europa.



La flota de RS:X masculino crece día a día y a los nombres ya conocidos por todos debemos sumar el de Ángel Granda, campeón del mundo sub 21 en el la prueba disputado en Enoshima, lugar en que se celebrarán los Juegos Olímpicos de 2020.



Es pronto para sacar conclusiones y hablar de medallas olímpicas, pero estos jóvenes regatistas están demostrando tener tablas para este deporte y su proyección nos permite soñar con un porvenir cargado de alegrías.



El tiempo dirá.